Muchas parejas nos cuentan que quieren casarse, pero no saben ni por dónde empezar. Os damos un consejo: cuando sepáis más o menos el número de invitados que tendréis, lo primero que debéis decidir es el lugar de la celebración. Una vez que tengáis reservado el espacio, organizarse con lo demás será más sencillo.

¿Os gusta el campo? Hay fincas en lugares de ensueño perfectas para acoger celebraciones. En muchas puede incluso organizarse la ceremonia, en una capilla o al aire libre. Inconveniente: si está en un lugar apartado, lejos de la ciudad en la que vivan la mayoría de vuestros familiares o amigos, puede suponer una complicación, porque habrá que buscar alojamiento y transporte para muchos invitados, y algunos tendrán que pedirse días libres. Ventaja: es la excusa ideal para prolongar la fiesta durante al menos dos o tres días y organizar actividades por la zona con vuestra gente. Esta foto corresponde a la finca El Campillo  de San Lorenzo de El Escorial.

FInca El Campillo

Si no queréis salir de vuestra ciudad, hay muchos hoteles y otro tipo de establecimientos (teatros, casinos, restaurantes, etc.) que ofrecen espacios y servicios de todo tipo para celebraciones. Resultan muy prácticos porque la mayoría de los invitados dormirá en su casa y el desplazamiento del lugar de la ceremonia al banquete puede hacerse cómodamente en taxi. En Madrid, nosotras estamos enamoradas de la Real Fábrica de Tapices, ubicada en pleno centro.

Real Fábrica de Tapices de Madrid

Pero, además de estas dos opciones tradicionales, actualmente hay multitud de posibilidades que pueden incluso ser más económicas: alquilar una casa rural, pedirle a un amigo o familiar su casa del pueblo con jardín, hacer una fiesta en la playa, organizar un pícnic campestre… Es vuestro día y podéis elegir lo que os haga felices, ¡no hay reglas! Os dejamos con algunas fotos inspiradoras de greenweddingshoes.com.

¡Un beso a todos y feliz comienzo de semana!