Hace unos años tenía la costumbre de desembolsarlo todo, el arroz, la pasta, las legumbres, las galletas… y meterlo todo en tarros de cristal iguales en la despensa. Cada vez que quería cocinar algo, ver los tarritos tan monos y tan colocaditos me hacía sonreir. En una de mis mil mudanzas tuve que dejar los tarritos atrás, me prometí retomarlos pero aún no lo he hecho. Así que ese va a ser uno de mis propósitos para este curso, en cuanto terminemos las bodas de 2011. Digo este curso porque yo aún mido el tiempo de septiembre a junio, como en el cole. :)

Navegando por Pinterest (¡cómo me gusta ese sitio!) encontré estas etiquetas de botica antigua para personalizar tarros y me parecieron geniales. En este caso se han utilizado para botecitos de vitaminas, y han quedado chulísimos. Mirad qué cambio, de esto…

… a esto:

Podéis descargaros las etiquetas aquí y aquí.

Y, en la misma página, encontré otras etiquetas vintage de jabón que me vienen genial para un proyecto que hace tiempo tenía en mente, y que también encontré en mi adorado Pinterest. ¡Meter el detergente y las pinzas de la ropa en otro tarro de cristal!

¿No quedaría muy chulo con una de estas preciosidades?

¡Un beso enorme y feliz miércoles! :)

Indara