Después de un fin de semana un poco raro, hoy nos vamos de viaje para desconectar. Continuando con la sección de lunas de miel de nuestros novios, Ami y Ángel nos llevan de paseo a la Costa Oeste de Estados Unidos. :) Y con nada menos que 50 fotos chulísimas. Ami, eres mi ídola. ¡Mil gracias, niños! Os echo de menos.

A la hora de buscar nuestra luna de miel solo teníamos clara una cosa: no podía ser un paquete vacacional de esos especiales para novios. Teníamos que diseñarlo por nuestra cuenta e ir a donde quisiéramos el tiempo que quisiéramos. Y tras mucho pensarlo nos lanzamos a la aventura por el oeste americano. 15 días por la Costa Oeste visitando San Francisco, Yosemite, Las Vegas, Los Ángeles y todos los pueblecitos costeros.

Al día siguiente de nuestra maravillosa boda salimos hacia San Francisco con US Airways haciendo escala en Filadelfia. Sabíamos que a veces te hacen preguntas complicadas en aduanas y te retienen un poco más de la cuenta. Yo iba con mi just married y honeymoon bien aprendido, pero nos tocó un agente que hablaba castellano así que todo superado.

16 horas de vuelo se hacen duras y llegamos a San Francisco a las nueve de la noche agotados. Allí no hace falta que alquiles un coche, el munipass para turistas es muy barato y en transporte público puedes visitar toda la ciudad. San Francisco es precioso, no tenemos palabras para definirlo y aquí os dejamos una muestra de fotos.

Amanece en San Francisco

Paseo por Chinatown

No dejes de montar en el tranvía por las grandes cuestas
Alcatraz desde San Francisco
Excursión a la cárcel de Alcatraz, muy recomendable sobre todo en el último turno que es el recorrido nocturno. Las audioguías en castellano son gratuitas y están muy bien.
San Francisco desde Alcatraz
Golden Gate
San Francisco desde Sausalito. Hicimos una excursión en bici hasta este pueblo costero, en el pier hay varias tiendas que te alquilan una bici.

Invertimos dos días completos en recorrer San Francisco y el último día allí cogimos nuestro coche de alquiler para comenzar la ruta. Coge un GPS con el coche o llévate uno de España cargado con los mapas de allí, casi casi imprescindible.

Primer destino: Parque de Yosemite. La noche anterior comprobamos las carreteras y no había problemas con los pasos de montaña cerrados pero, a la mañana siguiente, cuando llegamos al Parque Nacional, nos llevamos la sorpresa de que había nevado y nuestra vía (Tioga Pass) para llegar al hotel estaba cerrada.

Tuvimos que cambiar nuestros planes y esa noche la pasamos en un pueblecito que no teníamos pensado. Pero antes había que disfrutar de la inmensidad del Parque de Yosemite. No os lo perdáis.

Tras descansar del frío día anterior nos dirigimos hacia Las Vegas. Es un cambio radical de paisaje. Dejamos atrás la nieve, la montaña y el frio para adentrarnos en el desierto. La llegada a la ciudad es impresionante, nada a tu alrededor nada más que largas rectas de carretera y al fondo una inmensidad de hoteles.

En Las Vegas pasaríamos varios días pues lo tomamos como base para visitar Death Valley y El Gran Cañón.

Hay que visitar la Strip de día y de noche.

No dejes de ir a Fremont Street, visita algún hotel como el Ventian o el Paris, no te pierdas las fuentes del Bellagio y compra alguna entrada para las múltiples obras que se representan en los hoteles.

Nosotros vimos La Reve en el Wynn y fue alucinante, 100% recomendable, y nos quedamos con ganas de ver más espectáculos.

Aunque todos los hoteles tienen parking gratuito en Las Vegas dejamos el coche aparcado y solo lo cogimos para ir a Death Valley.

Death Valley es impresionante, un contraste de paisaje. Podéis coger a la entrada un mapa y realizar uno de los recorridos que recomiendan.

Para la visita al Gran Cañón decidimos contratar a Papillon. Primero sobrevolamos el cañón y luego recorrimos una parte a pie. Creo que me voy a repetir con el adjetivo pero es que fue impresionante.

Dejamos Las Vegas para dirigirnos a Los Ángeles,  donde pasaríamos tres días. En esta ciudad hay que moverse en coche, los lugares turísticos están muy dispersos y, aunque haya algún que otro atasco, es la manera más rápida de conocer la ciudad.

Visita El Paseo de la Fama, el Teatro Chino y el Teatro Kodak, busca la estrella de tu ídolo y dirígete al cartel de Hollywood en coche.

Si te gusta, hay tours guiados en microbús para visitar las casas de los famosos en Beverly Hills. Nosotros preferimos dar una vueltecita por la zona, alucinar con las inmensas casas y pasear por Rodeo Drive que está relativamente cerca.

Relájate junto al mar en Venice Beach y la playa de Santa Mónica con su típica noria.

Además visitamos algunas de las casa de películas o series de TV que se encuentran en las calles de Los Ángeles, y el Staples Center en donde juegan los Lakers. Nuestra idea era ir a un partido de NBA pero estaban en huelga y fue imposible. La mañana siguiente la invertimos en Universal Studios y nos lo pasamos en grande!

Se nos acaban los días y comenzamos el viaje por la costa desde Los Ángeles hasta San Francisco. Allí hay pueblos maravillosos como Santa Barbara, Solvang, San Luis Obispo, Morrobay, Julia Pfeifer Park o Monterey, todo ello siguiendo la ruta 1.
Nosotros hicimos noche en Morrobay para disfrutar más de este recorrido.

Y regresamos a San Francisco, donde devolvimos el coche en el mismo aeropuerto y comenzamos las tantísimas horas de vuelta.

Sea cual sea el destino, disfrutad de vuestra luna de miel, es un viaje único.

Un abrazo, Ángel y Ami