Desde hace unos años, tengo tres tipos de regalos favoritos: los diamantes los libros, las cosas hechas a mano y las experiencias. Para los libros elaboro mis propias listas, largas, largas. No puedo con las novelas tontas de amor ni con la autoayuda. Mis Reyes Magos ya lo saben de sobra, pero siempre hay aún despistao que me sale con un Federico Moccia y me dan ganas de matar.

Para las cosas hechas a mano, véase el post anterior. :) Y las experiencias… Ay, las experiencias. Regalos no materiales, pero que duran toda la vida y que incluso pueden cambiártela. ¿Te imaginas que te regalan un curso de cocina, descubres una nueva vocación, mandas a la porra a tu jefe y montas un coqueto restaurante vegetariano? Nunca se sabe.

¿Te gustaría coser? Los cursos de Peseta son una pasada. Si no sabes ni enhebrar una aguja, como yo, el curso de iniciación es perfecto. Aprenderás a usar una máquina de coser, hacer ojales o tomar medidas. Y después ya puedes lanzarte a hacer pantalones, vestidos o cualquier proyecto que se te ocurra.

Si cambiamos el hilo por la lana, Black Oveja es vuestra opción. Cursos semanales de calceta, ganchillo y patchwork para haceros vuestras propias bufandas amorosas. Y una tienda que es una auténtica delicia y que no os podéis perder.

Si vives en Barcelona, ya estás tardando en apuntarte a El club. Como ellas mismas se definen: “un club para señoritas donde aprender un montón de técnicas nuevas”. Y tanto, porque hay cursos de lo más variado, desde automaquilaje a costura o photoshop. Además me ha dicho un pajarito que dentro de poco organizarán la segunda edición del Lab School Olivia, y sé que muchas os morís por ir, así que atentas. :)

Pasamos de las agujas a la cocina. Si os gustan los fogones, os volveréis locas con la oferta de cursos de Kitchen Club. Desde cursos de arroces o cocina italiana, a monográficos de trufas, gin tonics e incluso cocina molecular. ¡Yo me apuntaría a todos!

Y de la comida al poste. Patricia de Cakes Haute Couture es una maga del azúcar y pocos en España están a su altura. Sus cursos son una pasada. No son baratos, pero tienes la seguridad de que vas a aprender con una de las mejores. Modelado, bizcochos, galletas, flores, cupcakes… ¿qué te apetece hacer?

Y de la magia del azúcar a la magia más mágica. La Gran Escuela de Magia Ana Tamariz no tiene rival. Ana es una de las personas más dulces y generosas que he conocido y su escuela es una fiesta.  Todos los niveles y mil tipos de magia: cartomagia, magia de cerca, de salón, escapismo, magia cómica… Profesores increíbles como Carlos Muro o Jorge Blass, seminarios con Juan Tamariz o René Lavand y cursos adicionales como Cuentacuentos con Manuel Medina y Monólogos de humor con Luis Piedrahita. Además organizan cursos de magia para niños cada dos por tres. Yo de vosotros me haría fan en Facebook para estar al día de todas las actividades. :)


¿Más opciones? Si el sonido del obturador os vuelve locos, podéis hacer dos cosas: regalar un curso de fotografía o, mejor aún, una sesión de fotos con un profesional. ¿Por qué no felicitar la Navidad con una foto de familia con Susana Ríos, como esta de Baballa?

O, para una embarazada, ¿qué tal una sesión de premamá para inmortalizar todos esos meses de ilusión con Mireia Cordomí?

¿Y una sesión de pareja con Sara Lázaro para celebrar que, simplemente, os queréis con locura?

Si te vas a Nueva York, ni lo dudes. Jimena Roquero hará de tu viaje una experiencia inolvidable. ¡Mirad qué feliz está Paula, de Olivia Jabones de Cuidado!

Pasamos de las fotos a la moda. Si le queréis hacer un pedazo de regalo a una fashionadicta, lo tengo claro. Una sesión con un personal shopper le encantará. Para el día a día, para trabajar o para una fiesta, te ayudarán a elegir el mejor look para ti. ¿Por qué no te vas de compras por Zaragoza con Rebeca, la encantadora autora del blog A trendy life?

O pide cita en Madrid, concretamente en El corte inglés de Pozuelo, con la superestilosa Estefanía, del blog Con dos tacones. Y babea un poco con su pedazo de colección de Louboutins. :)

De la moda de calle a la moda de casa. Si tienes que hacerle un regalo a alguien que acaba de comprarse una casa, o quiere cambiar la decoración, ¿por qué no regalar una ruta de compras, un servicio de cambio de look o la creación de un vestidor con las chicas de Três-Studio, en Valencia? Yo tengo más que claro que en cuanto me cambie de casa contaré con ellas.

Una casa bonita con flores frescas siempre es mejor. Si quieres aprender a hacer tus propios centros de flores, nadie mejor que Sally de The workshop flowers para enseñarte a hacer maravillosas composiciones con flores de temporada.

Y por último, si tienes una amiga, hermana, prima a punto de casarse… ¿por qué no le regalas los servicios de una wedding planner? No porque yo lo sea (que también), pero es un regalazo que seguro que os agradecerán toda la vida. Porque, además de una boda y unos meses inolvidables, estás regalando paz. El año que yo me casé, os prometo que no hubiera tenido un regalo mejor. Vale, es un poco más caro que una colonia, pero entre varios, o como anticipo de regalo de boda, no puede ser mejor idea. :)

Bueno, pues aquí tenéis otras 15 ideas más para regalar estas Navidades, y siempre. Como me entere de que habéis pisado Zara… :)

¡Un beso gordo y feliz fin de semana!

Indara