¿Un día? ¿Qué tipo de regalo es ese? Ya habéis visto el post de regalar cosas hechas a mano, y el post de regalar experiencias. La genial Lucía, de Baballa, me ha propuesto un regalo muy diferente, y ahora yo os lo propongo a vosotros: regalar nutrición, regalar salud… regalar vida. Regalar un día, ni más ni menos.

No me quiero poner en plan dramático, porque todos sabemos lo que hay. La realidad es así de cruda: hay 200 millones de niños menores de 5 años con desnutrición aguda. No sé si os pasa, pero yo para entender bien grandes cifras tengo que compararlas con cosas conocidas. 200 millones de niños son casi 5 veces España. De niños. Con desnutrición.

Lo que no sabemos, o al menos yo no sabía, es que la desnutrición se trata, se cura y, sobre todo, se puede prevenir. Y ya lo decían las abuelas, es mejor prevenir que curar, así que hagámosles caso.

Dice Unicef en la página de su campaña Dona un día que los mil primeros días de un niño son clave, desde que la mamá se queda embarazada hasta que el bebé cumple dos años. La buena noticia es que tú puedes regalarle a un bebé uno de esos mil días importantísimos en su desarrollo. Y solo por 1,20 €. Nunca has hecho un regalo tan importante por tan poco. Traducido a nuestra vida: un café menos.

Pero, ¿y si llegamos tarde y el niño ya padece desnutrición aguda? Yo pensaba que sería un tratamiento largo, largo y costoso. Pero no lo es para nada. 42 € y 40 días es todo lo que se necesita para salvar una vida. Traducido a nuestra vida: una chaqueta menos.

Lo que también me pasa es que veo cifras tan enormes que me desanimo. “200 millones de niños, ¿y yo dono un euro? Para eso no dono nada”. Vemos números tan grandes que la vida de un niño nos parece poco. Pero piensa en tu hijo, en tu sobrino, en tu bebé de tu amiga… un niño, un solo niño, es muchísimo. Y lo es todo para alguien.

Sé que todos quisiéramos cambiar el mundo, pero que luego hacemos poco. Yo la primera. Tuve un niño apadrinado en Guatemala, se llamaba Modesto, pero después de unos años su familia se marchó de la comunidad y no volvimos a saber. He donado dinero alguna vez, he comprado alguna postal y algún regalo de Intermón y poco más. Y siempre es la misma sensación, de alegría y a la vez de cabreo, pensando que hay gente que sí que podría cambiar el mundo y no lo hace, y tú te gastas tu pequeño sueldo en comprar un café el triple de caro de comercio justo. También he tenido algún momento de duda, de no tener claro si lo hacía por ellos o por puro egoísmo, para sentirme mejor.

Pero, al final, lo práctico es ser prácticos y lo importante es colaborar. Sean cuales sean tus motivos, y cada uno según sus posibilidades. Coge el móvil, vamos. Hazlo ahora, si lo dejas para más tarde a lo mejor se te olvida. :) Escribe DIA en un mensaje y envíalo al 28028. Bien por ti, acabas de hacer un regalo genial. ¡Acabas de donar un día!

Un beso enorme y feliz lunes

Indara