Quiero hablaros de miteta, pero aún no puedo. Muero por contaros todos los detalles de este proyecto increíble de mi amiga Candela, pero aún falta un poquito.

EDITO: ¡Ya sí puedo, podéis verlo aquí!

Candela es una de mis mejores amigas, es lista, es divertida, es increíblemente creativa y es emprendedora. Nos volvemos locas mutuamente con declaraciones trimestrales del IVA, registro de marcas y cursos y seminarios… pero es una maravilla tener a alguien tan cercano que entiende tan bien el follón en el que te has metido, porque es el mismo que el suyo.

Ya sabéis que hace dos semanas me fui a Barcelona al curso de flores de Bornay, ya sabéis que tenía muchos recados que hacer, ya sabéis que me puse fatal de la muerte con fiebre (¡37.5 en mí es una barbaridad, qué pasa!) y que no me moví de casa de mis amigos. Pues una cosa que hice en casa de Candela, además de preparar cócteles inventados, fue aprender serigrafía. Yo había oído mil veces hablar de ella pero no tenía ni idea en qué consistía realmente, y como me encantó verlo y sé que vosotros también sois igual de curiosos, le hice fotos para poder enseñároslo. Os lo cuento, pero no esperéis tecnicismos porque no me quedé con ellos. :)

Lo primero que necesitamos es una pantalla serigráfica, que es básicamente una malla que deja pasar la tinta, sujeta muy tirante a un marco de madera. A esta malla se le echa una emulsión impermeable que no deja pasar la pintura en las partes que no queremos que haya dibujo. Si os fijáis, la silueta de las tetitas está formada por miniagujeros por los que pasa la tinta. Por la parte oscura no pasa.

Luego necesitamos pintura de serigrafía y una racleta para arrastrar la pintura sobre la malla. Nosotras queríamos estampar unas cintas elásticas, así que elegimos una estrechita.

Y nada, ponemos la cinta elástica debajo del marco, pegote de pintura, arrastramos y ¡tachán!

Pero yo quería más y más, quería hacer algo que pudiese llevarme fácilmente en el avión, así que le di un poco el coñazo hasta que encontramos un posavasos de corcho, elegí el logo más grande y…

¡Posavasos exclusivo de miteta! Si se decide a producirlos, yo seré la orgullosa poseedora del primero. Y vosotros habréis sido los primeritos en verlo, jajaja.

Ya solo el nombre de miteta es genial, y el estampado de tetitas me chifla, me parece dulce, divertido e irreverente. Sus productos de diseño lo van a petar en cuanto salgan a la venta, eso lo tenemos claro. :)

¿Qué os parece esto de la serigrafía? ¿Ya sabíais cómo funcionaba? Apetece liarse la manta a la cabeza y montar un taller en casa, ¿verdad?

¡Un beso gigante y feliz martes de Carnaval!

Indara