Ya todos sabéis que Lucía, de Baballa, colabora con El sofá amarillo en la creación de fiestas infantiles. Este viernes fue el cumple de su hijo Bosco, y Lucía le montó una pitufiesta que moló muchísimo. Yo solo fui a ayudar una horita antes a terminar de montar todo, así que tengo cero mérito en ese caso. :)

Toda la decoración, como no podía ser de otra forma, era en blanco y azul pitufo. Montamos una mesa grande llena de cosas ricas para comer con sus cartelitos. Había pitubocatas de Nocilla, pituempanada, pitutortilla y, lo más rico, los gargamallows.

La tarta azulita, que a Lucía no le tenía nada de buena pinta y a mí me parecía muy riquiña, jajaja.

Y, como ya sabíamos que pasaría, los niños llegaron, vieron la mesa, abrieron mucho los ojos, dijeron ¡GUAU! y tardaron exactamente medio segudo en darse la vuelta e irse a jugar. :) Y como a nosotras lo que nos van son los cumples divertidos, teníamos un montón de actividades preparadas con las que se lo pasaron en grande. Los pitubolos triunfaron muchísimo, pero también podían pintar un pitufo, jugar a las pituarandelas, ponle la pitucola al pitufo y, mi favorito, ponerse guapos en el pitusalón de belleza.

Y antes de marcharse, agotados y sudando como piojos, cada invitado se llevó su saquito lleno de golosinas para recuperar fuerzas.

Si os apetece una fiesta tan pitufante para vuestros peques, ya sabéis dónde encontrarnos. :)

¡Un beso enorme y feliz lunes!

Indara