Damas y caballeros, el día de la madre se aproxima. Y al igual que en el día del padre, yo os propongo cambiarle el nombre por algo más genérico e integrador, para que nadie sienta que se queda fuera. Los fabricantes de agendas nos van a odiar, porque entre El día del hombre de nuestra vida y El día de las mujeres que nos adoran, no hay cuadradito de calendario que llegue.

Yo, cuando pienso en madres, pienso en dos tipos de madres:

1. Mi madre y sus amigas, o sea, madres entre los 50 y 60, activas, viajeras. con hijos independientes, que se dan sus caprichos, que te hacen tuppers y a las que sigues llamando cuando no sabes cómo quitar una mancha, o sea, siempre.

2. Mis amigas que son madres, o sea, madres entre 30 y 40, con niños pequeñitos, que leen blogs, hacen talleres, dominan el washi tape, se saben todos los modelos de Monster High y hacen fotos ideales.

Hay mil tipos más de mujeres que nos adoran, y he intentado hacer una seleccion de regalos que puedan gustar a todas, siempre buscando en pequeñas tiendas y emprendedores. Las grandes marcas necesitan menos el apoyo de un blog como el mío. :) ¿Empezamos?

La mayoría de madres saben coser botones y subir bajos, pero el patronaje es otro cantar. Si crees que a tu madre le apetece hacerse sus propios modelazos (o hacértelos a ti), regálale un curso en Teté Café Costura, en Madrid.

Si a nuestra mujer especial le va la repostería y es fan del washi tape, las galletas decoradas que le hizo a Pilar, de Tartas y nubes de azúcar a Ishter Olivera son lo más bonito que he visto en mucho, mucho tiempo.

Si prefieres que los niños hagan el regalo para mamá, este sábado en Vi luz y entré tenemos taller. Los niños forrarán una maceta de tela y plantarán una flor para mamá. ¡Más dulce imposible! Desayuno rico rico + regalo para mamá solucionado + toda la mañana entretenidos y siendo creativos. :)

Las madres viajeras son peligrosas porque nunca sabemos por dónde nos van a salir esta vez. Para que lleven sus aventuras anotadas al detalle (y luego nos dejen leerlas), regálales una agenda de viaje de Happy Ideas de París, Londres o Nueva York.

Y para que lo lleve todo bien a mano y con sitio de sobra, pero tenga libertad de movimientos para pasear por la ciudad, el desierto o la selva, estas coquetas bolsas de Alli Capellino a la venta en Arts and Crafts, en Coruña, me tienen enamorada.

Y si tu mujer especial tiene algún viaje a la vista, es fácil lo que tienes que hacer: reservarle una cena en el restaurante más romántico o un divertido brunch en la zona con más movimiento de la ciudad.

Para las mamis primerizas, las que aún no lo son o las que acaban de serlo, seguro que les hace una ilusión especial recibir su primer regalo del día de la madre. Y para que lleven el nombre de su peque siempre cerquita, estas pulseras de La señorita son ideales.

Seguramente todo el mundo les dará el coñazo con experiencias propias y ajenas que no les apetece escuchar, así que regálales un ratito de risas y diversión con los libros Blog de Madre y Cómo tener un bebé y no volverse unos cursis, de Noñoño. Te lo agradecerán.

Y, sin olivdaros del punto dulce que siempre nos hace falta, un gran ramo de lilas como estas que acaban de llegar a El invernadero, en Oviedo, pueden ser el complemento perfecto para las cacas y los pañales. Es una flor que me encanta y siempre me olvido de que existe, no sé por qué.

Y para terminar, no podemos olvidarnos del tipo más habitual de mujer especial de nuestra vida: las coquetas, tanto las que se pintan el labio para ir a comprar el pan como las que tienen una vida tan alocada que van a la peluquería una vez al año.

Seguro que muchas de ellas caerán rendidas a los pies de La Condesa y sus impecables chaquetas de estétita militar. Y esas traseras que son una obra de arte. Además justo hoy presenta su colección de verano en Madrid en Speed & Bacon, así que mucha suerte, majestad!

Para que hagan pruebas de looks y coloquen sus modelitos, este maniquí de edición limitada de Vintage and chic me parece precioso y digno del mejor de los vestidores.

Y por último, porque nunca van a estar tan guapas y tan jóvenes como ahora, ¿por qué no les proponéis hacerse una sesión de fotos boudoir? Ni hay que ser modelo ni hay que ser joven. Ni hay, por supuesto, que desnudarse. Es solamente una sesión íntima, cálida y bonita para su propio disfrute. Cristina de Me siento sexy es la niña más dulce del mundo y con ella estarán tan a gusto que no querrán terminar nunca.

Regaléis lo que regaléis, siempre apoyando a los pequeños, para que se hagan grrrrandes. Que no nos queda otra que levantar el país. :)

¡Un beso enorme y feliz jueves!

Indara

Si os gustan las bodas, las fiestas y las peripecias de esta wedding planner en Galicia, podéis seguirnos también en Facebook, Twitter, Bloglovin y Pinterest. :)