Estoy siendo un poco disaster estas últimas semanas con el tema blog, nunca había fallado dos días seguidos y placa. Ahora que estamos en plena temporada bodil no llego a todo, lo reconozco. Pero la verdad es que siempre que me salto un día es por un buenísimo motivo y vuelvo con algo estupendo que contaros, así que seguro que sabéis perdonarme. ¿Os dejo un aperitivo de dónde estuve el viernes? Aunque también podéis seguirle la pista a #SuarezGrace. :)

Pero mi plan para hoy es otro, y es que estos días fuera me di cuenta de que cada vez que llamaba a Iván por teléfono acabábamos hablando del mismo tema: nuestras hierbas. Yo creo que, después de ver nacer pollitos, observar cómo crece una plantita que tú mismo has plantado es una de las cosas naturales más emocionantes y más sencillas de realizar. Y más baratas, en mi caso exactamente 6,99 en Ikea.

Nuestro tomillo estaba fuera en cinco días, seguido de cerca por la albahaca. El cilantro tardó un montón y ya pensábamos que lo habíamos puesto mal cuando de repente pegó un sprint, se puso enorme y ya gana por varias cabezas al pobre tomillo, que es ahora el más pequeño. Creedme si os digo que esta tontería nos da para horas de observación, diversión, conversación y muchas más -ón.

Llevada por la emoción del autoabastecimiento me he puesto a buscar maneras de expandir nuestra explotación agrícola y la verdad es que me he quedado alucinada con todas las ideas low cost que he encontrado para cultivar nuestras propias hierbitas en casa. Las latas de conserva y los tarros de cristal son, como siempre, de las opciones más socorridas, pero quedan de maravilla.

Vía Camille Styles, Row House, Infarrantly Creative.

Los cubos de zinc también son muy económicos y nos dan el toque campestre que tanto nos gusta. Colgados molan pero combinando diferentes tamaños y metiendo uno de otro es genial, ¡quiero hacerlo!

Via House to Home, Pinterest, The vintage wren.

Pero también encontramos opciones mucho más originales como cajas de madera, latas de té, tazas de desayuno e incluso cajones de una cómoda. Todo vale para comer perejil fresquito.

Vía Pinterest, Pinterest, At west end, Pinterest.

Y para completar nuestro huertito no podemos olvidarnos de darle el toque especial para marcar claramente qué es cada cosa. De todo lo que visto me han chiflado las piedras talladas, los rabitos de tenedor, los corchos, los triángulos de loza y estas cucharas con ilustraciones.

Vía Rubi Plaza, Etsy, Shine your light, Pinterest, Etsy.

¿Alguien se apunta a plantar? ¿Algún consejo? ¡Yo lo que quiero ahora son fresas!

¡Un beso enorme y feliz lunes!

Indara