Primero vino la mecedora Eames, luego las sillas Tolix, las mesas de madera con blanco, los marcos vacíos… Ya va siendo hora de que os cuente mi última obsesión decorativa: las mesas de café de aspecto industrial. Me da igual que estén hechas con un tablón, con un palé, con un cajón, con una puerta vieja… Lo que yo quiero es que la madera esté viejita y oscurecida por el uso y que tenga unas buenas ruedas metálicas. Las ruedas, cuanto más grandes, más me gustan y más caras son, como no podía ser de otra forma. Una amiga de mi madre siempre dice, y perdonad la ordinariez, «tú naciste para rica y te cagó un perro en la puerta». Y no se equivoca la mujer, no. Ya me podía volver loca por la mesa de IKEA de 4,99.

Os enseño el objeto de mis desvelos:

Fuente: Pinterest

Yo, de interiorismo, como de flores, solo sé lo que voy aprendiendo a base de leer mucho, buscar, fijarme e investigar. Ni siquiera estoy segura de que una mesa así vaya con el estilo de mi salón, pero muero por ella.

Un beso enorme y feliz fin de semana,

Indara