Hace tiempo que quería hablaros de una colaboración pequeñita que hice hace poco, y que además es para mí muy especial, pero con todo el trabajo de estos meses se me ha ido pasando, pasando y lo he relegado hasta el infinito. Bueno, hasta el infinito no, hasta hoy.

Hace unos meses, Keyla, del blog Diario de Bodas y editora de la revista digital Tendencias de bodas me propuso escribir un artículo para el número tres de la revista. Como unos meses antes habíamos preparado un árbol de huellas home made para la boda de Ami y Ángel, me pidió que ese fuese el tema. “Anda, que tú tienes mucha gracia escribiendo”, me dijo.

Yo no sé si tengo gracia o no, pero desde luego para ese pequeño artículo me abandonaron las musas. Todas. Yo, que soy de palabra (y de tontería) fácil, me senté delante del ordenador varias horas mirando la pantalla en blanco sin saber por dónde empezar.

Será que la inspiración de las cuatro de la mañana es la que me funciona. Como en el cole, cuando mi capacidad de retención aumentaba por mil y era capaz de memorizar muchas más cosas en los tres minutos anteriores al examen que en toda la semana. Me va la marcha, y eso con 28 años no sé si será fácil de cambiar.

Finalmente, y después de darle veinte vueltas, lo envié. Y aunque a Keyla y a Iván les gustó, yo no puedo evitar verlo algo torpe y falto de ritmo. Valoradlo vosotros mismos, página 20. La revista es una pasada, cada página está cuidada al milímetro y es realmente útil para novias y adictos a las bodas, así que al menos entre tanta cosa bonita lo mío pasa un poco inadvertido. :)

Pese a todo, para mí fue una ilusión tremenda y un placer enorme, y para el siguiente número repito con otro pequeño artículo. Pero esta vez la táctica está clara. Si la fecha de entrega es el 30 de junio, me veréis el 29 a las cinco de la mañana dándole a la tecla cual posesa. Y así, Keyla querida, seguro que nos queda niquelao. :)

¡Un beso enorme y feliz miércoles!

Indara