Ayer, en el post de la fiesta de nuestro segundo aniversario, no os conté dos cosas que pasaron, dos de las que más molaron con diferencia. ¡Y es que un día entero en un barco da para mucho!

De la primera no hay fotos. Bueno, sí que las hay pero están censuradas. Mis amigos, que son un poquito puñeteros, nos disfrazaron de Ana Obregón y Darek, me dieron un ramo de plástico y nos recasó el capitán el barco, allí mismo, en la cubierta. Menos mal que estábamos en medio del mar y nadie nos veía…

Y la segunda cosa que moló mucho fue esta:

Fotos de El marco rojo

¡Fue tan guaaaaay! De todas formas, tengo que decir que yo salté porque mi amiga Saleta es socorrista profesional. :) El vestido al principio flota pero en tres minutos empieza a pesar una barbaridad y no te deja moverte, los pies se enredan y es un caos, así que no os lo recomiendo a no ser que vayáis muy bien escoltados.

De hecho me lo tuvieron que desabrochar en el agua… ¡porque era imposible subir con él por la escalerilla del barco!

Y aquí sí que se acaba nuestra crónica del segundo aniversario. Si queréis una fiesta genial, alquilar un barco no es muy caro y la gente se lo pasa fenomenal. Y si necesitáis ayuda con los preparativos, aquí está El sofá amarillo al rescate.

¡Un beso enorme y feliz martes!

Indara