El otro día os dije que quería empezar una nueva sección ¡Ya es…! y aquí la tenemos. En verano hice lo mismo pero sin ser consciente de que se convertiría en una saga. :) Se trata, básicamente, de sacarte todo el provecho posible a las particularidades de cada estación. Vaya, una forma camuflada de intentar no odiar con todas mis fuerzas el invierno un año más.

Así que, después de ¡Ya es verano! y ¡Ya es verano! Cosas que me hacen feliz, llega ¡Ya es otoño! Cosas que me hacen feliz. En la edición de verano me chiflaron vuestros comentarios porque había un montón de cosas en las que no había pensado, así que ahora me pongo hasta nerviosa… ¡Voy!

Fuente

Los colores. Los de las hojas, los de la hierba, los del cielo y esa luz amarillita del sol que mola tanto.

Fuente

Los pijamas largos. Me encanta sacar los pijamas abrigaditos y cenar ya con ellos puestos, sin la más mínima intención de poner un pie en la calle.

Fuente

Comer granada. El mejor sustituto posible a la fruta de verano. Y desesperarme porque tardo mil años en pelarla. Y sí, he visto los vídeos de pela-una-granada-en-un-minuto. Y no, no funciona.

Sanearte el pelo. Ritual obligado en cuanto termina agosto. Y esa sensación de empezar una vida nueva porque te han cortado las puntas.

Fuente

Abrigarte sí pero no. De jerséy gordo pero sin abrigo. De bufanda pero sin guantes.

Fuente

Ver a la gente mojarse. Si algo bueno tiene ser freelance es la posibilidad de parapetarte en tu cueva una semana si hace falta mientras el resto del mundo vuela con el temporal. Es nuestro pequeño regalo por no tener cenas de empresa en Navidad.

Fuente

Las sopas. Aunque yo soy de la opinión de que nunca hace demasiado calor para una fabada, parece que con frío sienta aún mejor. Vivan las sopas. Y los caldos, y los cocidos y los potajes.

Fuente

Vacaciones sin estrés. Porque antes con la traducción y los picos de trabajo de verano, y ahora con las bodas y los requetepicos de trabajo en verano, desde hace mucho solo me puedo ir de vacaciones y poner la mente en blanco en otoño. Me quedan tres semanas. ¡Aleluya!

Copyright El sofá amarillo :)

Llevar a Jimena a la playa. Hay pocas cosas que más le gusten a mi gordi, y en verano está prohibido. No te preocupes princesa que nos resarciremos con creces.

Fuente

Los magostos. Si tuviera que elegir una, me quedaba con esta. Castañas like there is no tomorrow, vino, hogueras con los amigos y pintarte la cara con las brasas. Imposible plan mejor.

Fuente

El crunch crunch. No necesita explicación. Y esa necesidad imperiosa de revolcarte encima de un montón de hojas secas para notar el crunch crunch en todo su esplendor.

Pues estos son mis favoritos del otoño. ¿Hay unanimidad esta vez?

¡Un beso enorme y feliz fin de semana otoñal!

Indara