Seguro que ya la conocéis: reducir, reciclar, reutilizar. Una propuesta de Greenpeace de hace ya unos años para desarrollar hábitos beneficiosos para el medio ambiente y el consumo responsable.

Reducir: la pérdida de recursos y el volumen de residuos
Reciclar: utilizar residuos para elaborar nuevos productos
Reutilizar: no tirar las cosas cuando todavía son útiles o darles una segunda vida

Esto viene a cuento de que el otro día vinieron unos amigos a casa y me dijeron, oye, a ti te va lo del reciclaje, ¿no? Y como vieron que me quedé sorprendida y no supe qué contestar, se pusieron a señalarme cosas que tenía por casa.

Una caja de fruta a medio pintar reconvertida en revistero

Un marco de fotos hecho con escombros de edificios reduídos del siglo XIX. Esto se lo había contado yo un ratito antes, claro, pero de forma totalmente inocente.

Un dispensador de jabón y otro bote de cristal para los cepillos de dientes

Vasitos de yogur con velas

Una regadera reconvertida en jarrón

Nada de lo que os enseño es gran cosa (menos lo del jabón que mola mucho), pero me quedó cara de tonta porque ni yo me había dado cuenta. Y es que, con esta moda del DIY y del amor por lo viejuno (o vintage), ¿es posible que estemos desarrollando hábitos de consumo responsables sin darnos ni cuenta? ¿Será también que la crisis y la falta de pasta agudiza el ingenio? ¿Se habrá convertido Pinterest en un gran exponente de las 3R y nosotros sin enterarnos? Mirad en vuestras casas porque seguro que tenéis un montón de cosas recicladas o reutilizadas ya por inercia en las que ni habíais pensado. :)

¡Un beso enorme y feliz martes!

Indara