Queda una semanita para Halloween y, aunque yo este año no lo celebraré (bueno, en realidad no sé si en Vietnam se celebra, a lo mejor nos acabamos apuntando a alguna fiesta), no quería dejar de enseñaros cinco ideas geniales y, por supuesto, facilísimas, para sorprender a vuestros invitados o a vuestros niños con una merienda tan molona como terrorífica.

Receta facilísima número 1: huesos de muerto

Tan fácil como pinchar una nube en cada extremo de un palito de pan y luego bañarlo todo de forma desigual en chocolate blanco. Se me hace la boca agua. Nubes más chocolate blanco, manjar total.

Receta facilísima número 2: fantasmitas

Creo que hacer merengue no tiene mucha ciencia pero yo soy más partidaria de ir a comprarlos a la pastelería de la esquina y ponerles boquita y ojos con un rotu comestible o, si me apuráis, con chocolate. No hay excusa, imposible más fácil.

Receta facilísima número 3: terribles arañas

Vamos al supermercado y compramos magdalenas de chocolate o cualquier pastel que sea redondito, de esos de Martínez, por ejemplo, o Phoskitos. Lo colocamos en medio de un plato y luego tenemos varias opciones: le podemos hacer las patas con Mikados o directamente pintando con chocolate encima del plato. Para la cabeza, un bombón por ejemplo. Los ojos son opcionales, pero con una gotita de chocolate blanco está solucionado.

Receta facilísima número 4: dedos de zombi

La verdad es que estos no tengo ni idea de qué están hechos, pero nos lo inventamos. Podemos hacer masa de pan o incluso hojaldre, un poco de ketchup o mermelada de fresa y una almendrita de uña. Son muy repugnantes, yo no sé si podría comérmelos.

Receta facilísima número 5: esqueletos bailongos

Compramos galletas o crackers, o incluso pan de centeno. Dibujamos el esqueleto con chocolate blanco, una nube en la cabeza, volvemos a echar mano del rotu comestible para pintar la cara y listo. Y, aunque ni me patrocinan ni me dan comisión, tengo que decir que el Decopen de Lekué es lo más para dibujar cosas de estas.

No sé qué tal de apetitosas, pero resultonas y facilísimas son. Y, sobre todo, rápidas, si no sois unas stay-at-home moms de Oklahoma, de esas que empiezan a planificar las fiestas con cinco meses de antelación. :) Y, para ideas igual de fáciles y rápidas, pero de decoración, podéis recordar este post del año pasado.

Un beso enorme y feliz jueves,

Indara

Todas las fotos son del blog de Amy Atlas excepto los primeros huesitos, que son de Inspire & Co.