Quería contaros un montón de cosas sobre Marrakech pero esta semana no tengo tiempo para ver-seleccionar-retocar un trillón de fotos, así que me conformo con que veáis la anécdota del viaje. Porque cuando ese mono se puso a despiojar a Iván en plena plaza de Jemaa El Fna creí morir.

jemaa el fna monkey

Lo siento cariño, pero estas fotos no se podían quedar en la intimidad de mi ordenador. Cuando respiro hondo todavía siento las agujetas en el estómago. Brutal. :)

¡Un beso enorme y que disfrutéis del fin de semana!

Indara