Archivos para las entradas con etiqueta: agua

Hoy continuamos con los detalles de la preciosa boda que empezamos a enseñaros ayer. ¿Dónde nos habíamos quedado? Creo que es el turno de las mesas de la cena. La decoración, fabulosa, estaba compuesta por elementos muy simples pero abundantes. Caminos de mesa de lino, velas flotantes, libros en colores claros, rollos de papel y flores colocadas en botellas de agua. Las sillas de los novios de diferenciaron de las demás con jirones de tela anudados al respaldo. Las velas y las pequeñas luces blancas ayudaron a crear un ambiente mágico al anochecer.

A la hora del postre, la tarta y la mesa de dulces fueron las protagonistas. Como os contamos ayer, la tarta, compuesta por capas en diferentes tonos de rosa, se diseñó inspirada en el vestido de la novia. La mesa estaba presidida por varias fotos enmarcadas de las bodas de sus padres. Para la presentación de los dulces se eligieron piezas de loza blanca que acentuaban el aspecto hogareño. Y, además de los cupcakes, los novios quisieron incluir sus dulces asiáticos favoritos para que los invitados se los llevaran a casa.

En otra mesa, y utilizando los mismos elementos estéticos que en el resto de la boda, se colocó el libro de firmas para que los invitados pudieran dejar mensajes de felicidad a la pareja. Nota mental: ¡quiero esa lámina rosa!

Y, ya para terminar, se habilitaron diferentes espacios para la fiesta, como un fotomatón, una pista de baile y una zona de descanso.

Y esto es todo. La verdad es que el trabajo de la wedding planner fue impecable y consiguió reflejar perfectamente la personalidad y estilo de vida de los novios. Fue una boda única, porque solo podía ser suya. Y eso es lo importante. :)

¡Un besito y feliz fin de semana a todos!

La boda que os traemos hoy, con fotos de Lisa Lefkowitz, creo es una de las más bonitas que hemos visto. Es sencilla y natural, con colores claros y elegancia delicada. Nos ha gustado tanto y está tan llena de detalles que no sabemos por dónde empezar. :)

Leslie, la novia, quería conseguir una atmósfera de sueño de verano. Para ello se utilizaron colores muy suaves, combinando diferentes tonos de rosa y azul agua con colores más neutros como blanco, beige y gris. Sin olvidar pequeños toques de dorado que añadieron sofisticación al conjunto.

Cuando la diseñadora de la boda, Gloria Wong Design, les preguntó a los novios qué los caracterizaba como pareja, ellos respondieron que tenían fama de ser unos magníficos anfitriones ya que ponían mucho empeño en hacer que sus huéspedes se sintieran como en casa. Y, alrededor de esta idea, se creó todo el concepto de la boda. Se imaginaron que Beaulieu Garden, el lugar de la celebración, era la casa de verano de Leslie y Jeff, y que habían invitado a su familia y amigos a pasar la tarde. Así, incluyeron multitud de elementos habituales en la casa de los novios, como lámparas modernas, cuencos dorados con llaves, periódicos, botellas de Antipodes, el agua favorita de Leslie, obras de arte, libros interesantes y mullidos cojines.

¿Empezamos por los novios? Leslie llevaba un precioso vestido de Vera Wang compuesto por capas de tela que más tarde inspiraría la tarta. Las damas de honor, de azul agua y las niñas, con tutús y cestitas con flores. ¡No me digáis que no están graciosas!

La decoración de la ceremonia fue sencillísima, con sillas blancas de madera y altos jarrones de cristal con flores flotando como única decoración. La verdad es que el entorno es tan bonito que no se necesita más.

Si os fijáis, todo el material de papelería tiene el mismo diseño, desde las invitaciones hasta los menús, algunos cuadros e incluso rollos de papel para decorar.

Para el protocolo, distribuyeron los asientos de los invitados de tres formas diferentes. Los nombres del primer grupo de invitados estaban caligrafiados en una libreta. Los nombres del segundo grupo aparecían en tarjetas en diferentes tonos de rosa, como si fuera una paleta de muestras de pintura. Y el tercer grupo de nombres estaban colocados en bandejas llenas de granos de café. Las tres formas conseguían dar continuidad a la idea de reproducir el hogar de la pareja.

Leslie y Jeff vivieron en muchos sitios, así que también quisieron rendir un pequeño homenaje a todos sus hogares colocando una mesa con fotos, comida y recuerdos de todos los lugares especiales, como Santorini, una isla de la que están enamorados.

Y, para comenzar el cóctel y refrescar a los invitados, una preciosa mesa de bebidas en la que la limonada casera fue la protagonista.

¿No os encanta esta boda? ¿Os parece tan especial y tan cuidada como a nosotras? Pues mañana no os perdáis la segunda parte, con la decoración de la cena, la preciosa mesa de dulces y la tarta.

¡Un besito y feliz jueves!