Archivos para las entradas con etiqueta: cumpleaños

el sofa amarillo 2 cumpleaños (2)

¡Que hoy es nuestro cumple! Y yo como no sé ya en qué día vivo me he llevado una pedazo de sorpresa y un alegrón, jajajaja. Es triste que Facebook tenga que recordarte el cumpleaños de tu propia empresa, peeero… así es la vida y es una buena señal, yo creo.

Dos años y tantas cosas que han pasado que si me pongo puedo hasta llorar, pero no quiero, no, no, que hoy es un día de alegría. Cuando empecé renocozco que le tuve mucho miedo a este momento. Yo leía libros y artículos y webs y folletos y todo lo que caía en mis manos sobre el fabuloso mundo de los emprendedores… y en todos decía que el 80% de las empresas que se creaban no superaban los dos años de vida. Y yo pensaba, madre mía, dos años, ¿dónde estaremos en dos años?

Pues aquí estamos, y aquí seguimos, la mar de contentos y cada día más ilusionados y con más ideas y con más ganas de hacer cosas. Es verdad que el trabajo llama al trabajo y las ideas llaman a las ideas porque, lejos de quedarme de brazos cruzados, cada día se me ocurren más tonterías que hacer. :) Y cada día me frustra más no tener tiempo de hacerlas.

Al final, el resumen de estos dos años es que soy MUY FELIZ. Mucho más pobre que cuando era traductora, mucho más precaria, mucho más estresada, pero infinitamente más feliz.

Si os acordáis, el año pasado, copiando a Baballa, hice una lista de propósitos de cumpleaños. Unos dependían más de mí y otros no, pero ahí están los 25 y vamos a comprobar qué hemos conseguido. ¡Me pongo a temblar!

el sofa amarillo 2 cumpleaños (1)

1. Tener para 2013 el doble de bods que este año. Sería el número perfecto (más que perfecto, sería la releche) para el segundo año de trabajo. ¡Conseguido y superado! Y me sigue pareciendo la releche como hace un año. Para 2014 no pido más bodas porque yo sola, básicamente, no puedo con más. Lo que necesito ahora, más que más trabajo, es un proyecto empresarial más estable. Los cuatro numeritos en el excel no valen ya si queremos que ese sea un proyecto a largo plazo. Madre mía, qué miedo, ahora sí que sí. :)

2. Ir a Vietnam. Oeoeoeoeoe, no solo Vietnam, también Camboya, Laos y Tailandia. Un propósito que puse por poner porque no daba un duro por este viaje. Próximo destino: Argentina.

3. Que nuestro piso nuevo se vaya llenando de cosas bonitas poco a poco. Vale, esto no es muy concreto pero es que aún no sé lo que quiero. Puf, piso nuevo. Quién iba a decir que el piso nuevo sería ya piso viejo y ahora hay otro piso nuevo ¡y un estudio! No lo tacho porque no amueblé ni la cuarta parte pero añado: que nuestro estudio se vaya llenando de cosas bonitas. :)

4. Que me organicen una superfiesta sorpresa por mi 30 cumpleaños. Falta un año y medio, mis amigos tienen tiempo para planearlo. Jajajaja, aún no ha llegado, faltan unos meses, amigos por favor, ¡quiero una fiesta sorpresa de 30!

5. Que la idea de los cumples con Baballa salga adelante, porque a las dos nos hace muchísima ilusión. Objetivo: 10 cumpleaños de aquí a un año. Mal, mal. Hicimos un bautizo muy molón, pero la verdad es que lo dejamos paradito con el tema de los talleres, pero tenemos que retomarlo, con Baballa y con Beby. Mismo objetivo para 2014.

6. Que una de mis bodas salga en una revista de bodas tipo Telva Novias, Vogue Novias… La boda de Berta y Joni salió en la web de Telva y yo en la revista Telva Novias en el evento de Suárez así que… ¿lo damos por cumplido? Próximo objetivo: boda en revista en papel. ¿Con quién tengo que hablar? :)

7. Viajar en velero, quiero, quiero, quiero! Bueno, nuestro segundo aniversario fue en un velero, pero creo que no podemos considerarlo viajar. Quiero despertar en un camarote en medio del mar y tirarme al agua antes de desayunar. Eso es viajar. :) (Amigos, aquí tenéis un 2×1 estupendo para mi fiesta sorpresa de los 30…)

8. Comer mejor y, sobre todo, intoducir las odiadas verduras en mi dieta. Se admiten sugerencias y recetas, excepto de remolacha. Mal, mal y requetemal. Incluso peor que el año pasado. Imposible comer peor, este me lo tengo que tomar en serio ya.

9. Hacer más cosas a solas con Iván, porque al final siempre salimos con amigos o nos quedamos en casa, y tengo que mimarlo más porque se lo merece todo. Aparte de las palizas en coche que nos pegamos los dos juntos y las pelis y las series de por la noche y los viajes, mucho más no hacemos. Se mantiene.

10. Cuidar más a mis amigos, sobre todo a los que tengo repartidos por el mundo. Objetivo concreto: al menos un email o llamada al mes. Para nada, soy un desastre, y no sé ni cómo me siguen queriendo.

11. Que no me pille el toro con el blog todos los días y acabar escribiendo a las 3 de la mañana como hoy. :) Mal, mal, mal, ahora mismo es más de la una y ya os digo que ni siquiera sabía que era nuestro cumple o sea que no. Me pilla el toro y acabo improvisando. Este también me lo tengo que tomar más en serio porque hay días que en lugar de divertirme me estreso con el blog y no quiero.

12. Tener horarios de persona normal, ya sabéis, dormir de noche y vivir de día. ¡Este sí, este sí! Vale que en lugar de a las 11 me acueste a las 2 de la mañana pero es un superadelanto.

13. Me haría una ilusión increíble que un proyecto nuestro apareciese en la revista Kireei. Jo, de este ya ni me acordaba y no he hecho nada para conseguirlo así que lo dejamos.

14. Lanzar la página web de El sofá amarillo. Aún no. Quiero pero no tengo tiempo.

15. Sacarme el carnet de conducir. Ya me da la risa solo de pensarlo, sé que no. Me sigue dando la risa pero en otoño, cuando acabe las bodas, me lo replanteo.

16. Doblar el número de fans en Facebook. Ahora mismo hay 2500. En un año, 5000. Casi, casi. Quedan muy poquitos, pero aún no llegamos a 5000 así que no conseguido.

17. Quiero un anillo Diorette, de Dior. Momento consumista, ¡pero es que me encanta! Si os digo la verdad, ya lo tengo un poco aburrido. Lo malo de mis momentos consumistas es que nada me gusta siempre. Creo que este lo cambio por unos pendientes maravillosos de Suárez que me tienen in love.

18. Que por fin me seleccionen para el concierto de primero de año de Viena. Obviamente, no. En marzo salen las plazas nuevas, deseadme suerte, muero por ir.

19. Mantener al día la bandeja de entrada, que se me acumulan los correos y es un caos. Mejoría importante, pero aún así, al día, al día no (ni siquiera a la semana), así que no se tacha, que este lo tengo que conseguir.

20. Aprender a hacer fotos buenas de las que me sienta orgullosa. Lo de sentirse orgulloso, en mi caso es tarea complicada, pero sí que han mejorado mogollón gracias a Jackie Rueda. La dejo sin tachar para seguir mejorando y añado aprender más Photoshop y editar bien las fotos, que es otra parte importante.

21. Seguir buscando cosas nuevas e inspiración para que este blog os guste más cada día. Eso tendréis que decirlo vosotros. Yo creo que os gusta pero los contenidos propios son los que más triunfan y los que peor me organizo para hacer. Ligado al punto 11.

22. Hacer más colaboraciones y proyectos ilusionantes con empresas que me gustan. ¿Una al mes? Aquí fui un poco optimista porque, aunque quiera, no me da la vida. Hemos hecho varios sorteos con empresas molonas y colaboro en todos los números de la revista Tendencias de bodas, así que creo que con esto me doy por satisfecha.

23. Empezar con el entrenador personal y que me ponga en forma. Un cuerpo enclenque como el mío necesita masa muscular. Empecé, le puse mucho empeño y fui bastante constante durante un mes… y lo dejé. El deporte sigue como propósito.

24. Para poner uno que, o pasa algo muy gordo, o lo podré tachar en diez días, ir a Nueva York y a un musical de Broadway. Hecho y hecho. ¡Y fui tan feliz en ese musical de Mary Poppins! Cambio el propósito por una visita a Londres a ver a mi amiga Saleta.

25. Conseguir que mis novias sean las más felices y recuerden los meses de preparativos como algo divertido e inolvidable. Eso también lo tienen que decir ellas, pero por supuesto que no lo tacho porque tiene que ser uno de los objetivos permanentes de El sofá amarillo.

26. Y añadimos un nuevo propósito que cumpir: empezar un proyecto nuevo. Aún no sé qué, tengo varias ideas que andan revoloteando en mi cabeza, pero no puedo estarme quieta.

¿Cómo veis el balance? Yo creo que trabajo y viajes bien, y organización personal fatal. Habrá que trabajar en eso. :) Y digo yo, que tendremos que celebrarlo, mañana hacemos algo chulo, ¿qué os apetece? ¡Pidan por esa boca, señores!

¡Un beso enorme y ojalá que el tercer cumple sea igual que estupendo que este!

Indara

Anuncios

Queridos míos, os voy a enseñar una cosa un poco friki pero que a mí me hace feliz, jajajaja. El 3 de septiembre Jimena cumplió tres añitos. ¡Tres! Su primer cumple nos lo perdimos porque estábamos de luna de miel, aunque en San Francisco le compramos una tarta genial en una pastelería especial para perros conlaquecargamostressemanasportodaCalifornia. El segundo cumple también nos lo perdimos porque estábamos en vacaciones en Croacia, así que este año, sí o sí o sí, teníamos que celebrarlo con ella. Y le preparamos un pequeño festín. Normalmente le pesamos el pienso, le controlamos un montón la comida y no dejamos que engorde. Aunque siempre le cae algo, prefiero no pasarme porque luego le cuesta respirar y me da mucha penita. Pero un día es un día… y se puso las botas la tía.

Le preparé una tarta exprés con todo lo que más le gusta: una tarrina de paté para perro, pasta kong de hígado, aceitunas, topping de queso manchego y palitos de pan. También le chiflan los pepinillos en vinagre pero no teníamos en casa. Tres velitas, una pizca de decoración… ¡y feliz cumple, mi pequeña!

La guarrería que montó fue fina, pero estaba tan feliz moviendo el rabito y lamiendo trozos de paté pegados del suelo… :) Aquí el documento gráfico, me lo pasé genial haciéndole fotos en todas las posturas posibles.

¡Decidme que vosotros también hacéis estas cosas! :)

¡Un beso enorme y feliz martes!

Indara

Ya todos sabéis que Lucía, de Baballa, colabora con El sofá amarillo en la creación de fiestas infantiles. Este viernes fue el cumple de su hijo Bosco, y Lucía le montó una pitufiesta que moló muchísimo. Yo solo fui a ayudar una horita antes a terminar de montar todo, así que tengo cero mérito en ese caso. :)

Toda la decoración, como no podía ser de otra forma, era en blanco y azul pitufo. Montamos una mesa grande llena de cosas ricas para comer con sus cartelitos. Había pitubocatas de Nocilla, pituempanada, pitutortilla y, lo más rico, los gargamallows.

La tarta azulita, que a Lucía no le tenía nada de buena pinta y a mí me parecía muy riquiña, jajaja.

Y, como ya sabíamos que pasaría, los niños llegaron, vieron la mesa, abrieron mucho los ojos, dijeron ¡GUAU! y tardaron exactamente medio segudo en darse la vuelta e irse a jugar. :) Y como a nosotras lo que nos van son los cumples divertidos, teníamos un montón de actividades preparadas con las que se lo pasaron en grande. Los pitubolos triunfaron muchísimo, pero también podían pintar un pitufo, jugar a las pituarandelas, ponle la pitucola al pitufo y, mi favorito, ponerse guapos en el pitusalón de belleza.

Y antes de marcharse, agotados y sudando como piojos, cada invitado se llevó su saquito lleno de golosinas para recuperar fuerzas.

Si os apetece una fiesta tan pitufante para vuestros peques, ya sabéis dónde encontrarnos. :)

¡Un beso enorme y feliz lunes!

Indara