Archivos para las entradas con etiqueta: disfraces

Carnaval, carnavaaaal, carnaval, te quieroooo, nanana nanananá, nanana nanananá, en el mundo enterooooo… ¿alguien se sabe la parte del medio? Iba a buscar la letra en google, pero es que me gusta el nananá. :)

Pues eso, que lo tenemos ya al caer, este finde ya es Carnaval. Yo llevo dos semanas intentando decidir con mis amigos de qué nos vamos a vestir pero no hay consenso, así que ya os contaré. De los 28 años de mi vida solamente no me he disfrazado tres veces y espero que la racha siga así por mucho tiempo, que a mí me gusta más una peluca que a Mario Vaquerizo (¡me parto!).

Así que aquí va una tanda de ideas de disfraces geniales y más fáciles imposible para hacer en el último momento. Para niños, para las que tengáis peques, pero perfectamente adaptables para adultos la mayoría, para las que no os perdéis una. Los tres primeros los encontré en el blog La petrona y me chiflan.

El de Up no necesita explicación, gafotas y pajarita y lo tenemos. El del pulpo es genial, tres pares de calcetines diferentes y botones cosidos. Y el de forzudo, un buen mostacho, relleno para los músculos y una barra con un globo a cada lado.

¿Qué más? Para este disfraz de reno solo necesitamos una sudadera marrón con capucha y unos guantes. En Dragon’s fairy tale.

Para ser Harry Potter, una capa, una bufanda dorada y roja y unas gafas redondas. Y que nadie se olvide de la cicatriz de la frente. Si sois apañadas para hacer cabezas de perro, Fluffy y Harry serán la pareja perfecta.

De muñequita recortable, muy tierno y fácil fácil también. Yo me pasaba horas jugando con ellas, hasta les hacía una especie de camitas en una libreta. :) En The creative crate.

Y este con el perro mordiéndole las braguitas a la niña me parece graciosísimo. En A party style.

Y de granjero o de espantapájaros, muy fácil también. Todos los niños tienen un peto, ¿no? Lo digo sin conocimiento de causa, yo tenía… :) Pues unos parches y un poco de paja y directo desde la granja. En Mommy Savers.

Y ahora, hay una cosa que tengo que hacer: mi pequeño homenaje a los pollos. Os pongo en antecedentes. Todos, todos, absolutamente todos los días alguien encuentra mi blog a través de google buscando disfraces de pollo. Da igual que sea Halloween o Carnaval o nueve de agosto, todos los días se repite esa búsqueda, y ya tenemos una cachondeo en casa que os podéis imaginar. Disfraz de pollito, disfraz de gallina, plantillas de patas de pollo, cómo hacer una cresta… y sus mil variantes. A mí ya me encanta esta tradición, así que aquí va una pollorecopilación-homenaje para mis queridos visitantes anónimos en busca de su pollito. :)

Todos los pollitos los he encontrado vía Pinterest.

Y acerca del post de ayer, aún estoy sin palabras, de verdad. A todas vosotras, queridas mujeres imperfectas, reales, despeinadas y sobre todo felices, ¡un millón de gracias!

¡Un beso enorme y feliz miércoles!

Indara

Ya sabéis que en El sofá amarillo tocamos todos los palos fiesteros, y carnaval no podía ser menos. ¡Cualquier ocasión es buena para inventarse un disfraz!

Ya es viernes y seguro que lo tenéis todo preparado pero, para los rezagados, os dejamos tres ideas de disfraces muy fáciles de hacer en casa. Dos son de niños y uno de adulto, pero todos se pueden adaptar a cualquier edad. Los hemos encontrado en la página de Martha Stewart.

DISFRAZ DE POLLO


Para el cuerpo necesitarás una camiseta blanca de manga larga, unas boas de plumas blancas e imperdibles. Si quieres ser un pollo más voluminoso, necesitarás otra camiseta de manga larga y relleno para cojines.

Para la cresta, un gorro blanco (de piscina, por ejemplo), fieltro rojo y un poco de relleno para cojines.

Para las patas, unas zapatillas deportivas, unos guantes de fregar amarillos, relleno para cojines y pegamento.

Con la camiseta puesta, rodéate con las boas de plumas y préndelas con los imperdibles. Luego sácatela y cose las boas a la camiseta. Para darle más volumen, mete una camiseta dentro de otra y cóselas por el cuello y por la sisa, mete por dentro el relleno de cojines y dale unas puntadas por los bajos para que no se salga.

Haz la cresta siguiendo la plantilla. Corta dos crestas de fieltro rojo y cóselas por la parte ondulada. Rellénala, cósela por la base y pégala en el gorro.

Para los pies, rellena los dedos de los guantes con miraguano y mete la zapatilla entera en el guante, haciendo coincidir la suela con la palma de la mano. El guante tiene que estar tirante para que los dedos queden arqueados y evitar tropezones. Haz un corte en el centro del guante que vaya desde la lengueta hasta el borde trasero de la zapatilla para que se pueda meter el pie. Corta lo que sobre del guante dejando unos 5 cm, dobla las esquinas y pégalas con pegamento.

DISFRACES CON ALAS


A todos nos gustaría volar y, en carnaval, es posible. Lo único que necesitas es hacerte unas alas de murciélago, de hada, de libélula o de lo que más te guste. Necesitarás alambre de manualidades, unas medias, pintura en spray, cinta adhesiva y goma elástica.

Imprime uno de los patrones que enlazamos al tamaño que quieras o dibuja el que más te guste. Síguelo para dar forma al alambre y ya tendrás lista la estructura de las alas. Vístelas con las medias y usa la pintura en spray para darles color. Las alas de hada también puedes adornarlas pegando «piedras preciosas» de plástico por encima de la pintura. Si tus alas tienen dos partes, como las de hada o las de libélula, únelas con cinta adhesiva. Ata dos aros de goma elástica en la parte central para colocártelas como una mochila y… ¡ya puedes salir volando!

El disfraz de murciélago se completa pegando unas orejas de cartón o de fieltro en una diadema negra. El de hada o el de libélula, con una diadema de antenas y mucha purpurina.

DISFRAZ DE CUERVO


Este disfraz de cuervo tan ideal que propone Martha Stewart tiene una gran ventaja: ¡no hace falta saber coser! Consta de pechera, polisón, pico y manguitos que podrás fabricar fácilmente con ayuda de estas plantillas. Si no puedes imprimirlas al tamaño que necesitas, intenta ampliarlas reproduciéndolas a escala.

Instrucciones para la pechera


Recorta la plantilla en fieltro negro y haz una muesca en el cuello. Pega un lazo negro por la parte interior del cuello de la pechera, haciendo que quede levantado para crear un cuello cisne y recorta los extremos del lazo. Pega una tira de plumas por el borde del cuello de modo que se curven hacia abajo. Si quieres, puedes intercalar algunas plumas más largas. Pega plumas por la pechera en capas empezando por la parte inferior. Pega un lazo negro de raso alrededor de la base del cuello para tapar la base de las plumas y déjalo largo para poder atártelo.

Instrucciones para el polisón


Coge tul negro de la longitud que quieras, haz pliegues por el borde y grápalos para que quede fruncido. Si quieres una cola más voluminosa, añade más capas de tul. Pega una tira de fieltro negro alrededor de las grapas para taparlas y cúbrela con plumas en capas, igual que hicimos en la pechera. También puedes intercalar plumas largas. Sujeta la cola al vestido con imperdibles.

Instrucciones para los manguitos


Corta un lazo ancho y negro a la medida de las muñecas y pega plumas largas por todo el contorno. Cubre la base de las plumas con un lazo de raso negro y déjalo largo para atártelo a la muñeca.

Instrucciones para el pico


Corta una cartulina gruesa siguiendo la plantilla del pico y fórrala con terciopelo negro. Dobla el pico a lo largo por el centro. Haz agujeros para pasar una goma negra donde indica la plantilla y refuérzalos con ojales metálicos. Dobla el pico por la muesca para que quede más ganchudo.

Completa el disfraz con un vestido negro y una diadema con plumas negras y unas uñas postizas muy largas a modo de garra. ¡Serás el cuervo más terrorífico de la fiesta!

¿Qué  os han parecido estos disfraces? ¿Ya lo tenéis todo preparado o lo dejáis siempre para última hora? :)

Un besito y feliz fin de semana. ¡Hasta el lunes!