Archivos para las entradas con etiqueta: invitaciones

Me encantan las invitaciones de boda, formales o informales, en papel, electrónicas, en vídeo y de mil maneras. Siempre que estén hechas con buen gusto, claro. Muchísimas veces escucho el comentario “ay, no, queremos algo diferente, no el típico tarjetón”. Y tú piensas, jo, cómo se lo van a currar, seguro que su invitación mola mucho. Y no.

Y yo ya, a estas alturas y después de ver horrores múltiples de papeles tornasolados, transparencias, flores, muñequitos, ositos, corazones en relieve, puzzles, lazos de terciopelo y adamascados imposibles, he llegado a la conclusión de que prefiero mil, mil, mil veces “el típico tarjetón”.

Pero es que, además, el típico tarjetón hace mucho que dejó de ser el típico tarjetón. Parece que una boda clásica es sinónimo de una boda aburrida, y nada más lejos de la realidad. Hay mil formas de darle el toque clásico y a la vez especial a nuestras invitaciones, y el forro del sobre es una de ellas. Por eso cuando descubrí Querida Valentina me quedé maravillada, me chifla toda su papelería, desde las invitaciones a los meseros. Con estampado de pajaritos, de libélulas, de rayas o de plumeti, son todas tan dulces y tan delicadas que no puedo elegir.

Además tienen mil complementos a juego, tarjetas de respuesta, sobres, libros de misa, mapas y todo lo que se os ocurra.

Iván y yo estamos mirando varios modelos para hacernos nuestras tarjetitas juntos. La papelería personalizada me vuelve loca, qué le voy a hacer. Es uno de esos pequeños lujos asequibles que me hacen feliz, un detalle muy íntimo que dice mucho de quién lo entrega y alegra al que lo recibe, y que no quiero dejar de disfrutar. :)

¿Invitaciones clásicas o modernas? ¿Formales o informales? Y, sobre todo, ¿papelería personalizada sí o no? :)

¡Un beso enorme y feliz miércoles!

Indara

 

Me encanta el cine de acción, pero no rollo Rambo. Me gustan las pelis de espías, de grandes robos planificados al milímetro, me gustan las pelis en las que usan gafas con micrófonos ocultos y dan saltos para esquivar el láser rojo de las alarmas. Ocean’s Eleven, Los ángeles de Charlie, La trampa y hasta Misión: Imposible cuando Tom Cruise no me daba grima. Y, por supuesto, todas las de James Bond. De hecho, una de las primeras cosas que hicimos Iván y yo cuando empezamos a salir fue un ciclo de James Bond. Empezamos por Agente 007 contra el Dr. No y las vimos todas. Ahora tenemos pendiente un ciclo de Hitchcock, tenemos que ponernos al lío ya.

El caso es que cuando vi estas invitaciones tan Bond de Project Party Studio me quedé impresionada. Las miro y las remiro y me alucinan todos los detalles. Andrea y Dani son muy cracks en general, pero con la gráfica de esta boda se han superado mil veces.

Lo primero fue crear un logo muy de espía pero de inspiración polinesia, una de las pasiones de los novios. ¿Espía + Polinesia? Sí, sí, y es una maravilla.

Para las invitaciones crearon tres piezas. El tarjetón de invitación…

La segunda pieza era una tarjeta de embarque genial en la que los invitados podían dejar mensajes a los novios y que incluía además un símbolo BIDI que redireccionaba a la web que había creado la pareja.

Y la tarcera pieza, y la más genial para mí, era un pasaporte que todos tenían que llevar a la boda para conseguir un visado especial, y que contenía un montón de misiones que los invitados-agentes secretos tenían que cumplir. ¡Con foto y todo!

Y las tres piezas presentadas en un pack precioso y lacrado utilizando una vez más el logo de los novios.

Y si esto ya os parece lo más, no habéis visto el toque final. Y es que cuando los invitados localizaban su mesa, se encontraban un marcasitios totalmente en blanco que tenían que iluminar con una linterna de rayos ultravioleta para descifrar su contenido y saber dónde sentarse.

¿No es de las ideas mejor resueltas que habéis visto en mucho tiempo? Yo no me canso de mirarlo todo, y quiero ese pasaporte de United Nations of Love para mí.  Luego la gente dice que la invitación no es importante, que es solo un papel. A mí me dan esta invitación y no me pierdo la boda por nada del mundo, llueva, nieve o truene. :) Felicidades por este increíble trabajo, chicos, me hace feliz que en España tengamos grandes diseñadores gráficos como vosotros.

¡Un beso enorme y feliz martes!

Indara

¡Buenas casi tardes!

Hoy publico con un poquín de retraso pero publico. El propósito de año nuevo sigue en pie y la apuesta con una que yo me sé también. :)

Jose Villa es desde hace varios años uno de mis fotógrafos americanos de bodas favoritos. Sus fotos son dulces, son ligeras y delicadas. Están hechas con tanto mimo que te hacen soñar. ¿Y qué pasa cuando un fotógrafo que ha estado en las mejores bodas del mundo se casa? ¿Bodorrio por todo lo alto? Al contrario, una boda muy íntima, con poquitos invitados y un estilo puramente masculino que ya se echaba en falta entre tanta boda pastel. Me rechifla el uso de la piel en las invitaciones y los cubiertos, y las flores en blanco y verde. Las fotos son obra de otra de las grandes, Elisabeth Messina.

Hay poquitas fotos y están repartidas por los blogs de bodas americanos de cabecera como Green Wedding Shoes, Style me pretty o 100 Layer Cake. He recopilado aquí algunas para vosotros.

Nota especial: querido Dani, abandona por unos días el jardín de invierno de tu palacete y vuela a Mallorca con tu alemán. Del resto me encargo yo.

¡Un beso enorme y feliz martes! :)

Indara