Archivos para las entradas con etiqueta: Nochevieja

Pues, de repente, así sin saber muy bien cómo, ha llegado el último día del año. Recuerdo con tanta claridad las Navidades pasadas que me parece muy tremendo que ya tengamos un pie en el 2013. Un pie y parte del otro, así que hoy de poco valen las preocupaciones y las prisas. Lo que no hayamos hecho o conseguido ya, bien puede esperar al año nuevo.

Mi plan para el día 31 es muy apetecible, ¡un día entero sin hacer nada de provecho! Levantarme tarde, arreglarme e ir a tomar el vermú y a comer con mis amigos. Hoy nos toca darnos los regalos del amigo invisible, revisar la lista de propósitos que hicimos hace justo un año, que todos se rían de mí por no haberme sacado aún el carnet de conducir y redactar la nueva lista de buenas intenciones.

Tras la siesta de rigor, a las 21.00 tenemos que ir a ver cantar a nuestro nuevo amigo septuagenario del bar cutre-vintage de Monforte. Si me seguís en instagram ya sabréis de qué va. El sábado, en pleno apogeo de vino turbio, entre La Mandanga y el Carabirurí, se lo prometimos y allí estaremos.

Y cenar (mi primer fin de año con Iván, emoción), elegir durante un rato las uvas más minúsculas posibles para intentar comerme más de seis y luego mucha juerga y champán. Y regresar a casa a la hora perfecta para escandalizar a las señoras que vuelven de misa de 8. Hay una posible extensión del plan que consiste en mantenerte despierta por todos los medios para ver el concierto de primero de año de Viena, pero casi nunca tiene éxito.

El sofa amarillo feliz 2013

¿Qué plan tenéis para hoy? ¿Vais a intentar apurar asuntillos pendientes o desconexión hasta el año que viene? Os deseo, hagáis lo que hagáis, plan relax o plan juerga padre, con vuestra familia o con vuestros amigos, que seáis muy, muy felices. Reíd a carcajadas esta noche y exprimid cada segundo. Nos merecemos despedir el año derrochando alegría.

¡Un beso enorme y feliz último día del año!

Indara

¿Os acordáis que cuando empezásteis a salir en fin de año? A mí me hacía una ilusión increíble, arreglarme, ponerme un vestidazo y ser mayor. Pues creo que quitando mi primer fin de año y este último (que fue inexplicablemente guay), todos los demás han sido un rollo. Sales tarde, cansada, hace un frío que pela, está todo a tope y no te puedes ni mover. Todo acompañado por unas expectativas bastante altas que nunca se cumplen.

Mis amigos y yo ya hace años que lo asumimos y por eso celebramos nuestra particular Nochevieja cuando nos da la gana. El 28 de diciembre, el 3 de enero… según cómo coincida el año. Los prefindeaño y los posfindeaño ya son una tradición, y esa noche sí que nos lo pasamos bien. Tomamos doce uvas o doce Lacasitos o doce de lo que pillemos, seguimos el segundero de un reloj de la calle o le pedimos a un camarero que aporree doce veces la bandeja. Bailamos hasta que nos duele todo, desayunamos juntos y nos vamos para casa.

Tengo una amiga que ha empezado el año regulín y sé que a veces nos da la sensación de que ya todo va a ir cuesta abajo. Si tu año no ha empezado bien, olvídalo y haz que el 2012 empiece cuando tú quieras. Arranca las páginas de la agenda. El día 11 es tan bueno como el 1, ¿quién dice lo contrario? Saca el gorro y el matasuegras y elige el momento. Yo te acompaño y montamos una fiesta por todo lo alto para darle la bienvenida al nuevo año como se merece. ¡Aunque sea en abril!

Fotos de 100 Layer Cake

¡Un besote y feliz miércoles de Nochevieja! :)

Indara