Días de vino: ¡sííííí! Días de rosas: ¡nooo! Y es que hay tres cosas que deberían estar prohibidas por ley en San Valentín: los ositos y demás animalitos de peluche (y más si tienen música al apretarles una pata), las cajas de bombones (y más si tienen forma de corazón y son de supermercado tipo caja roja de Nestlé) y las rosas (y mas si son rojas y rodeadas de paniculata y envueltas en un plástico transparente decorado con corazones).

Sea como sea, si alguien os sorprende con uno de estos regalos no pasa nada. El primer paso está dado, no hay tanta gente detallista. A ser creativo se aprende, y muchas veces no se regalan cosas más originales por desconocimiento. Así que para los despistados, hoy os traigo un regalo fantástico ideado por Paula de Olivia Jabones de Cuidado. Me encanta porque no es ñoño y porque se lo puede regalar él a ella, o ella a él, o él a él, o ella a ella, y sobre todo, porque se disfruta entre dos. ¿A quién le apetece un picnic?

¿Qué lleva nuestro kit de picnic romántico? Para empezar, un mantel de cuadros, perfectamente apto para montar un picnic campestre encima de la cama o en el suelo del salón. Yo paso de salir al campo con este frío, lo siento. Seguimos con una buena botella de vino, Valdetiendas, de Segovia, con una etiqueta muy especial: Brindemos porque estamos juntos, aquí, ahora y siempre. Y sus dos vasitos ideales, que no falte nada.

Y después del vinito, ¿un masaje o un baño? O las dos cosas. Llegados a este punto nos alegraremos aún más de haber celebrado nuestro picnic en casa. :) El jabón de Ylang Ylang con manteca de mango y aceite de almendras, con un aroma que les gusta tanto a ellos como a ellas. Y la barra de masaje, de naranja y canela, tan golosa que dan ganas de comérsela. Mirinda hecho barra de masaje, dice Paula. Los que conocéis mi mirindaobsesión os podéis imaginar mi cara de ¡quieroquieroquiero! Y para un día (y una vida) de tantos besos, el bálsamo especial de rosas y menta, que además lleva aceite de rosa mosqueta para que nuestros sufridores labios se reparen cuanto antes.

A los que ya conocéis el gusto de Paula con el packaging no os sorprenderán las preciosas cajitas hechas a medida en las que viene todo el kit, en dos versiones, de florecitas o imitando a madera, según vuestros gustos.

El kit está siendo un superéxito así que, si lo queréis para mañana, corred a encargarlo. Pero si sois de los de “el amor se celebra todos los días, no solo el 14 de febrero” estáis de suerte porque Paula va a mantener este kit de forma permanente, así que guardaos este post en favoritos para cuando, cualquier martes de abril, os apetezca celebrar el amor de una forma muy especial. :)

¡Un besote y feliz lunes!

Indara