Archivos para las entradas con etiqueta: picnic

el sofa amarillo lucía be (22)

Un día me llamó un señor de Toledo. Yo me había dejado el teléfono en el estudio para variar y respondió Iván. Ese día llegué tarde y no le devolví la llamada. Al día siguiente el mismo señor de Toledo volvió a llamar pero yo estaba ocupada y tampoco pude atenderle. El pobre señor de Toledo se impacientó mogollón. Y al rato me llegó un whatsapp de Lucía Be. “Tía que te está llamando mi marido y me dice que no le coges”. Casi me muero de risa, pero la sorpresa del pobre Miki se había ido al traste.

el sofa amarillo lucía be (10)

Él quería que le montásemos una fiesta sorpresa a Lucía para la presentación de su nueva web y tienda online pero ya no se aguantaba más. Estos hombres de hoy son unos blanditos. Mejor, porque organizar la fiesta entre los tres fue mucho más divertido. Y con la llamada del señor de Toledo empezó al baile, de números, de fincas, de invitados. El concepto inicial era un poco diferente pero cuando visitamos LA finca la idea estuvo clara. El Monte de Cutamilla es tan espectacular que merece ser visitado y disfrutado de día, y ya que todos los tocados e ilustraciones de Lucía Be están “hechos en el campo con amor”, ¿qué hay más campestre que un picnic hecho con mucho amor para disfrutar del campo, de las vacas, los caballos, de las hormigas y la naturaleza en general?

el sofa amarillo lucía be (43)

 Además Mara, de Mara Cátering, es más maja que las pesetas y cocina de morir (aún recuerdo la paella que nos hizo el año pasado y salivo como un perrito), y nos lo puso todo tan facilísimo que tardamos cero coma tres en decirle que sí, que sí y que claro que sí. Teníamos un mes para prepararlo todo y hablamos tanto que yo me quedé sin mis 500 minutos de tarifa plana en una semana. En la mitad de las conversaciones acabábamos ya delirando, a mí me preocupaban las flores y las telas, a ella los invitados y los tocados, cada una hablaba de lo suyo y nada tenía sentido pero me lo pasé en grande.

el sofa amarillo lucía be (3)

-Lu estoy preocupada…-¿Por si fulanita no llega desde Barcelona?
-No, por las peonías coral y los ranúnculos.
-Claro, porque si llega a Madrid, luego hasta Sigüenza…
-Sí, y para la fiesta ya no estarán de temporada, voy a hablar con una floristería que conozco…
-Genial, que si se hace muy tarde luego y no llega al Ave…
-Tú tranquila que si no cambiamos las peonías por rosas de jardín que son también románticas…

Besugas totales, pero yo cada vez que colgaba estaba un rato con la sonrisa en la cara y el corazón contento. Llegó la semana de la fiesta y allí nos plantamos en Toledo con el coche a lo trapero a tope de trastos. A Lucía ya la quería pero esa noche cenando en su casa me enamoré también de su amore-alias-Mikisilvio-alias-elseñordeToledo y por supuesto de su paxarito.

el sofa amarillo lucía be (23)

Hay mil anécdotas, entre los parches etílicos y el asadillo of peppers of the piquillo (me castigó Dios por partirme de risa con la traducción de la carta), pero cada vez que me acuerdo de estar preparando las flores clandestinamente en la habitación a las tres de la mañana sobresaltándonos con cada ruido por si venía alguien y nos reñía aún se me saltan las lágrimas (Mara, si lees esto, todo mentira, ni caso).

el sofa amarillo lucía be (20)

Y bueno, el resultado de todo ese mes de locura, muchas risas y mucho más trabajo lo podéis ver en las fotos. Un día especial, diferente y con la mejor de las compañías. Desde Madrid, desde Galicia, desde Asturias, desde Segovia, desde Barcelona, desde Valencia, desde Sevilla, desde el País Vasco… ¡un millón de gracias a todos por compartir este día con nosotros! Gracias mil Mery Lemon por poner la nota musical al evento y ser tan majos. Y, sobre todo todo todo, mil gracias a la prota, Lucía, y al amore, por contar conmigo para hacer realidad una idea tan preciosa y divertida. Con fiestas así mi trabajo más que trabajo es placer puro. Repetimos cuando queráis. :)

el sofa amarillo lucía be (27) el sofa amarillo lucía be (26) el sofa amarillo lucía be (28)

el sofa amarillo lucía be (51)el sofa amarillo lucía be (53) el sofa amarillo lucía be (30)

el sofa amarillo lucía be (9) el sofa amarillo lucía be (33)

el sofa amarillo lucía be (5)el sofa amarillo lucía be (14)el sofa amarillo lucía be (15)

el sofa amarillo lucía be (52)

el sofa amarillo lucía be (54) el sofa amarillo lucía be (35)

el sofa amarillo lucía be (50)

el sofa amarillo lucía be (55) el sofa amarillo lucía be (31)

el sofa amarillo lucía be (56)

el sofa amarillo lucía be (48) el sofa amarillo lucía be (32) el sofa amarillo lucía be (24) el sofa amarillo lucía be (25) el sofa amarillo lucía be (37) el sofa amarillo lucía be (38) el sofa amarillo lucía be (39) el sofa amarillo lucía be (41) el sofa amarillo lucía be (44) el sofa amarillo lucía be (45)

el sofa amarillo lucía be (2)

el sofa amarillo lucía be (6) el sofa amarillo lucía be (46) el sofa amarillo lucía be (47) el sofa amarillo lucía be (1) el sofa amarillo lucía be (7)

el sofa amarillo lucía be (42) el sofa amarillo lucía be (8) el sofa amarillo lucía be (11) el sofa amarillo lucía be (12) el sofa amarillo lucía be (16) el sofa amarillo lucía be (17) el sofa amarillo lucía be (19) el sofa amarillo lucía be (21)el sofa amarillo lucía be (13)el sofa amarillo lucía be (2)Y después de ver las fotos (se me ha ido la mano, sí) y las sonrisas gigantes de la gente, adivinaréis por qué fue el picnic más feliz del mundo. :) Las fotos se las he robado a Lucía y hay un buen batiburrillo de autoras, como las geniales Jessica Davey, Sara Sabaté y The Blondie. Si alguien reconoce las suyas, ¡que me dé un silbidito!

Un beso enorme y feliz martes

Indara

Anuncios

Os conté el otro día que quería hacer un picnic la noche de San Juan con mis amigos. Como muchos habréis visto en Facebook, al final nos pareció mejor idea disfrutar del partido y de las sardiñadas que se organizaban en todos los bares de la ciudad, y trasladar el picnic al mediodía. Total, íbamos a comer en la playa igual, solo era un poco más de trabajo. :)

Muchísimas veces vemos despliegues tremendos de picnics campestres que piensas “madre mía, se han llevado un furgón al campo para montar todo eso”. Son ideales para hacer una sesión de fotos, ese es el objetivo, pero cero prácticos para la vida real. Yo quería hacer un picnic bonito y sencillo, un poco más especial que llevarnos solo el bocata pero sobre todo un picnic real, fácil de transportar y de montar y de comer. Os cuento cómo fue.

Tema menú: bocadillos de jamón serrano con tomate, ensalada de arroz y un par de quesos diferentes. De bebidas té, cola y cerveza. De postre, fruta y unos pastelitos de los que no hay fotos.

Tema logística: la comida y bebida de los cuatro nos cupo perfectamente entre la caja de madera y el cubo de zinc que usaríamos como cubitera. Miento, todo no nos cupo, los hielos los compramos de camino e iban en otra bolsa. Teniendo en cuenta que cuando voy a comer con mis amigos acabamos llenos de bolsas del Mercadona, el cambio no fue grande. Casi diría incluso que fue a mejor.

Tema trabajo: no mucho, menos que una comida en casa. Por la mañana fui a por el pan y los bollos y, mientras, mi amiga Marta fue al súper a por alguna cosa que nos faltaba para la ensalada de arroz y las bebidas. El resto lo tenía en casa. La clave fue tirar de fondo de armario, tanto de cocina como de material. Improvisé este picnic en media hora porque usé lo que ya tenía por casa: los cubiertos de madera, las cestitas, los lazos, la caja…

Lo confieso, muchas veces encuentro cosas monísimas de casualidad y las compro aunque en el momento no me hagan falta. Sé que las voy a acabar utlizando seguro. Pero así tengo la casa, que parece un bazar.

Tema pegas: compramos dos bolsas de hielo y se derritieron muy rápido. Normal, estaban a pleno sol. Además es difícil enfriar varias botellas, tardan muchísimo.

El bocata estaba estupendo, pero nos olvidamos de llevar un poco de aceite y sal para el tomate. Llevar aceite y sal a la playa es un coñazo, además.

La ensalada de arroz fue la mejor opción, fresca y fácil de comer. Lo malo es que después de unos minutos en el bote hermético, con el calor, se empezó a condensar y le salían gotitas por dentro imposibles de quitar. No le pasa nada, pero queda feo. :)

Y por último, comimos arena como siempre que se come en la playa. Es inevitable, y parte de la gracia.

La verdad es que quedó bastante mono y, sobre todo, sencillo. Me muero de vergüenza si tengo que montar el gran despliegue en medio de la playa, jajaja. Hicimos unas poquitas fotos, me quedé sin batería y a zampárnoslo todo, que siempre es lo que más mola de poner las cosas bonitas. :)

¡Un beso enorme y feliz miércoles!

Indara

Muchos de vosotros ya estáis de vacaciones y, los que no, estaréis preparando escapadas a la playa, a la piscina o al campo para este fin de semana. Si, como yo, sois de los que os lleváis el bocata a cuestas a todas partes, hoy os propongo que nos olvidemos de la bolsa de plástico del Mercadona y del papel de plata y hagamos un picnic con mucho estilo. Que nunca sobra. :)

Además es una opción mucho más ecológica, con cubiertos de madera, botellas de cristal y bolsas de tela reutilizables. Bueno, los cubiertos de madera no tengo claro para qué los queremos si nos vamos a comer un bocadillo, pero son tan monos que nos los llevamos igual, y no se hable más.

Le Frufrù

Y como os tenemos mucho cariño, hemos hecho una pequeña investigación y os damos una pista de por dónde empezar. :)

Ah, y aún estáis a tiempo de participar en nuestro sorteo de verano. No os olvidéis de pasar por aquí el domingo para saber si el camión de los helados ya es vuestro.

¡Un besito y feliz jueves!