Archivos para las entradas con etiqueta: san valentín

Y de repente es 14 de febrero, San Valentín. ¡Pero si ayer (literalmente) era carnaval! No vale, no me gusta que se apelotonen tanto las festividades que luego nos pasamos muchos meses de sequía.

El año pasado, por estas fechas, el post iba de corazones no ñoños. Este año va de comidita fácil, rápida y, como siempre, no ñoña. Podéis juntar ideas de los dos y preparar una mesa bien mona para cenar esta noche. Tambiéis podéis decir muy rápido “no ñoño” muchas veces y reíros un poquito. :)

¿Desde cuándo la comida es ñoña?, me preguntó Iván. Jajajaja, pobre marido mío, se nota que no tiene Pinterest. Yo, después de mucho mirar, me decanté por pizza, salchichas y panceta. Menos cursi es difícil. Alguien me dijo en twitter que la morcilla era otra buena opción, me la guardo para el año que viene.

De mis tres preparaciones, dos fueron un poco fiasco pero por supuesto os las enseño igual para que sepáis qué NO hay que hacer. Necesitamos:

el sofa amarillo recetas de san valentin (1)

Las salchichas: tan fácil como cortar la punta en diagonal por los dos lados y sujetarlas con un espagueti.

el sofa amarillo recetas de san valentin (2) el sofa amarillo recetas de san valentin (3) el sofa amarillo recetas de san valentin (4) el sofa amarillo recetas de san valentin (5)

Quedan monas, ¿verdad? Pues mi consejo es que os las comáis en crudo porque al cocerlas…

el sofa amarillo recetas de san valentin (14)

Jajajaja, cada vez que pienso en nuestra cara de panolis mirando la olla y viendo cómo se retorcían en el agua hirviendo me parto.

La pizza: esta nada, se hace en el horno y luego se corta con un cortapastas grande de corazón. Lo suyo sería hacer la masa directamente en forma de corazón para que quede más bonito con su bordecito churruscado pero, la verdad, prefiero que el señor Mercadona amase por mí.

el sofa amarillo recetas de san valentin (10) el sofa amarillo recetas de san valentin (11) el sofa amarillo recetas de san valentin (12)

El plan era usar el corazón recortado, pero la verdad es que la pizza entera con el agujero nos gustó casi más.

El bacon: otro pequeño fiasco. Hicimos dos tamaños: el grande, con las lonchas enteras. Queda más mono si, al doblar las lonchas, las giráis media vuelta hacia dentro. Al menos en crudo queda mejor.

el sofa amarillo recetas de san valentin (6) el sofa amarillo recetas de san valentin (7)

El tamaño pequeño, cortando una loncha a la mitad a lo largo y a lo ancho. Este tamaño no da para giros ni florituras, solo doblar y ya. Si se os levanta le hacéis un corte pequeñito y encajáis una punta en la otra.

el sofa amarillo recetas de san valentin (8)

Un poquito de albahaca por encima y al horno.

el sofa amarillo recetas de san valentin (9)

Confieso que pensé que las grandes quedarían mejor, y para nada. No tengo foto, pero amasijo de grasa informe. Las peques un poco mejor. Dice Iván que con lonchas más gruesas de carnicería seguro que no se engurruñan tanto. Si hacen la prueba, cuéntenmelo. :)

el sofa amarillo recetas de san valentin (13)

Y este fue el resultado de nuestro festín de San Valentín o de cuando el bonitismo se convirtió en feísmo. Eso sí, riquismo y divertidismo. ¡Algo es algo!

el sofa amarillo recetas de san valentin (15) el sofa amarillo recetas de san valentin (16)

Ya véis que me he pasado al minimalismo fotográfico. :) Es que tengo todos los platitos y los mantelitos y las maderitas aún en el trastero, buu.

Por cierto, el otro día dijo Isasaweis que ya podían separar más la i de la o en el teclado, porque siempre acababa firmando como Osa. Y yo me he acordado de ella toda la mañana  porque creo que he escrito San Valentón unas veinte veces.

¡Feliz San Valentín queridos, a quererse mucho hoy y siempre!

Indara

Anuncios

Días de vino: ¡sííííí! Días de rosas: ¡nooo! Y es que hay tres cosas que deberían estar prohibidas por ley en San Valentín: los ositos y demás animalitos de peluche (y más si tienen música al apretarles una pata), las cajas de bombones (y más si tienen forma de corazón y son de supermercado tipo caja roja de Nestlé) y las rosas (y mas si son rojas y rodeadas de paniculata y envueltas en un plástico transparente decorado con corazones).

Sea como sea, si alguien os sorprende con uno de estos regalos no pasa nada. El primer paso está dado, no hay tanta gente detallista. A ser creativo se aprende, y muchas veces no se regalan cosas más originales por desconocimiento. Así que para los despistados, hoy os traigo un regalo fantástico ideado por Paula de Olivia Jabones de Cuidado. Me encanta porque no es ñoño y porque se lo puede regalar él a ella, o ella a él, o él a él, o ella a ella, y sobre todo, porque se disfruta entre dos. ¿A quién le apetece un picnic?

¿Qué lleva nuestro kit de picnic romántico? Para empezar, un mantel de cuadros, perfectamente apto para montar un picnic campestre encima de la cama o en el suelo del salón. Yo paso de salir al campo con este frío, lo siento. Seguimos con una buena botella de vino, Valdetiendas, de Segovia, con una etiqueta muy especial: Brindemos porque estamos juntos, aquí, ahora y siempre. Y sus dos vasitos ideales, que no falte nada.

Y después del vinito, ¿un masaje o un baño? O las dos cosas. Llegados a este punto nos alegraremos aún más de haber celebrado nuestro picnic en casa. :) El jabón de Ylang Ylang con manteca de mango y aceite de almendras, con un aroma que les gusta tanto a ellos como a ellas. Y la barra de masaje, de naranja y canela, tan golosa que dan ganas de comérsela. Mirinda hecho barra de masaje, dice Paula. Los que conocéis mi mirindaobsesión os podéis imaginar mi cara de ¡quieroquieroquiero! Y para un día (y una vida) de tantos besos, el bálsamo especial de rosas y menta, que además lleva aceite de rosa mosqueta para que nuestros sufridores labios se reparen cuanto antes.

A los que ya conocéis el gusto de Paula con el packaging no os sorprenderán las preciosas cajitas hechas a medida en las que viene todo el kit, en dos versiones, de florecitas o imitando a madera, según vuestros gustos.

El kit está siendo un superéxito así que, si lo queréis para mañana, corred a encargarlo. Pero si sois de los de “el amor se celebra todos los días, no solo el 14 de febrero” estáis de suerte porque Paula va a mantener este kit de forma permanente, así que guardaos este post en favoritos para cuando, cualquier martes de abril, os apetezca celebrar el amor de una forma muy especial. :)

¡Un besote y feliz lunes!

Indara

 

 

Etsy

Festejos, festejos y más festejos, ¡viva! Aún casi no nos hemos recuperado de la resaca de Navidad y ya está aquí San Valentín. Y luego Carnaval, y luego Pascua, y cuando nos demos cuenta ya es verano, que es fiesta continua. Esto sin contar los cumpleaños, los aniversarios, las fechas importantes que se van sucediendo y las celebraciones porque sí.

San Valentín es la fiesta que más sentimientos encontrados genera. Hay a gente que le encanta y gente que lo odia. Tengo una amiga con la que me muero de risa que es muy tajante al respecto, y dice que la gente que va de “San Valentín es un invento de El Corte Inglés, hay de demostrar el amor todos los días” luego tampoco es nada detallista el resto del año. Yo soy más neutral, creo que todos los momentos que podamos hacer especiales son pocos, da igual que tengan fecha o que no. O sea que yo sí, celebraré San Valentín, pero si no es el 14 de febrero a lo mejor es el 23. Eso no importa.

¿Y qué esta íntimamente relacionado con San Valentín? El corazón, que es un dibujito que a mí me encanta pero que si no se utiliza con tino puede resultar tremendamente hortera. Así que para empezar a imbuirnos del espíritu sanvalentiniano, os propongo una colección de corazones nada ñoños para celebrar el amor.

Blomsterverksatd, Flikr, Tiny White Daisies, Life is good
Epherieell Designs, Hello Naomi.
Le trouseeauMudpie Studio, Luxefinds, Petite Kitchenesse.
Holamama, Maya Made, My event concept, Honestly Wft.

He elegido las fotos porque me gustaban mucho, sin seguir ningún criterio concreto, pero ahora al revisar el post me doy cuenta de una cosa. ¿Tiene un corazón que no ser rojo para que resulte menos hortera? ¿El problema de los corazones es su color? ¿Si los corazones molan y el rojo mola, por qué la combinación de los dos no acaba de resultar elegante en el 80% de los casos? ¿O el diseño y el material influyen más que el color?

¡Un beso enorme y feliz jueves!

Indara