Archivos para las entradas con etiqueta: viajes

Mi amore es muy fan de las pelis de vaqueros así que, cuando en 2010 hicimos una ruta molona por la costa oeste de Estados Unidos, no podíamos saltarnos el parque navajo de Monument Valley. No me hacía especial ilusión pero habíamos ido al Gran Cañón y estábamos cerquita (cerca una leche pero ya pierdes la conciencia de los kilómetros) y reconozco que aluciné como nunca. Si no fuese un pecado decirlo, diría que disfruté incluso más que en el Gran Cañón. Parecía que al doblar cualquier curva te ibas a topar con una diligencia de pioneros perseguidos por pieles rojas con sus caballos y sus flechas.

Clic en las fotos que queráis ver en grande. :)

el sofa amarillo monumet valley (1) el sofa amarillo monumet valley (2) el sofa amarillo monumet valley (3) el sofa amarillo monumet valley (4)

Era tarde y estábamos prácticamente solos así que podíamos parar el coche donde nos daba la gana e hacer el mónguer en grandes dosis. Eso sí, tragamos más tierra roja que en toda nuestra vida. Alquilar un Mustang para recorrer California tiene mucho encanto guiri macarra pero, amigos, llegados a Arizona y a Utah, no hay necesidad. No sé cómo quedaría el pobre coche por abajo pero en muchos momentos pensé que no nos iban a devolver la fianza.

el sofa amarillo monumet valley (5) el sofa amarillo monumet valley (6) el sofa amarillo monumet valley (7) el sofa amarillo monumet valley (8) el sofa amarillo monumet valley (10)

Ver anochecer en medio de ese paisaje desértico es una experiencia impresionante pero no hagáis como nosotros y os quedéis embobados, que cuando se va el sol de verdad aquello se queda más oscuro que una cueva y no es fácil salir por esos caminos.

el sofa amarillo monumet valley (9) el sofa amarillo monumet valley (11) el sofa amarillo monumet valley (12) el sofa amarillo monumet valley (13)

¿Experiencias en la zona? ¿Fans de John Ford con ganas de aventura? ¿Os tuvisteis que sacar tierra hasta de los calcetines como yo?

Un beso enorme y feliz fin de semana,

Indara

Recordad que tenéis hasta el martes para participar en uno de nuestros sorteos más especiales: regalar una canción compuesta especialmente para quien queráis. ¡Emoción!

Mucha gente me pregunta qué fue lo que más me gustó de nuestro último viaje a Asia. En cuanto a países, la cosa está muy reñida entre Camboya y Laos. En cuanto a ciudades, no tengo duda: Luang Prabang.

el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (11)

Una es urbanita y viviría feliz en Londres o Nueva York, pero Luang Prabang es la ciudad a la que volver siempre que la vida nos agobie y necesitemos un lugar para reencontrarnos con nosotros mismos, disfrutar de la calma y organizar nuestras prioridades. Y yo regreso de vez en cuando, repaso las fotos y los sentimientos y sin darme cuenta vuelvo a ser feliz.

el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (1) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (2) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (4)

Una de las experiencias más increíbles que vivimos aquí fue la entrega de limosna a los monjes de madrugada o Bat Tak. Cada día, a las cinco y media de la mañana, una hilera interminable color azafrán recorre las calles de la ciudad con sus cestos vacíos recogiendo todo aquello que los fieles, arrodillados en el suelo y sin mirarles a los ojos, les quieren dar. Es sobre todo arroz, pero también fruta y algunos dulces. Lo que recojan es lo único que comerán ese día.

el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (3) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (6) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (5)

Teniendo en cuenta que Laos es uno de los países más pobres del mundo, es una ceremonia que sobrecoge y te aprieta fuerte a ratitos en la garganta, y que te hace pensar muchas cosas, unas buenas y otras no tanto. Pero en el budismo no se entiende la limosna como forma de caridad sino como muestra de respeto hacia lo que representan los monjes. Es curioso cómo una tradición tan antigua, que forma parte de la cultura y del día a día habitual de la ciudad, es para nosotros algo tan exótico y especial.

el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (9) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (8)

Lo siento por las fotos pero era prácticamente de noche e intenté ser lo más discreta posible. Se trata de una ceremonia religiosa y el respeto es fundamental. Y ya que nos permiten participar a los turistas (en contra de la opinión de muchos monjes, por lo que nos contaron), al menos tenemos que intentar no interferir y molestar lo mínimo posible.

el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (12) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (10) el sofa amarillo limosna monjes laos luang prabang (7)

Cuando creíamos que eso era todo, el dueño de nuestro albergue nos llevó muy rápido a otra calle, más pequeñita y mucho menos concurrida. Y aquí vivimos uno de los momentos más emocionantes, la oración de los monjes. La hacen en lugares algo ocultos para que haya la mínima presencia de extranjeros, y reconozco que fue increíble pero aquí sí que me sentí un poco intrusa. No tenía muy claro lo que iba a pasar cuando empecé a grabar, y luego me dio pena cortar el vídeo, así que voilà.

Al final, cuando las mujeres ponen unos granitos de arroz en el suelo y vierten un poquito de agua por encima, nos explicaron que se trataba de una ofrenda a los difuntos. Y desde que lo vimos nos fuimos encontrando bolitas de arroz mojado en los sitios más insospechados, ya se convirtió casi en un juego de buscar arroz. En las aceras, en las estatuas, en los templos… por todas partes encontrábamos pequeñas ofrendas, pero nunca más vimos a nadie hacerlo en directo.

¡Un beso enorme y feliz fin de semana!

Indara

¡Ya es viernes! La semana pasada os conté que montar en el cuello de un elefante, bañarlo en el río y aprender mahout en Laos fue una de las mejores experiencias ever. Esta semana, por fin, he tenido un poco de tiempo para seleccionar entre cientos de fotos las que os quería enseñar hoy y daros más datos.

A Laos lo llamaban el reino del millón de elefantes. Ya no lo es. Quedan entre quinientos y mil animales, y el número sigue bajando. La caza furtiva es una de las causas pero, sobre todo, es el uso de elefantes como animales de carga en la explotación forestal lo que resulta más devastador. Sobreviven en condiciones pésimas, con falta de agua y alimento, maltrato, enfermedades, jornadas interminables, cargas abusivas e incluso drogados con anfetaminas para disminiur el hambre y maximizar el trabajo.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (4)

Leer esto y montar en cólera es todo uno. Te indignas y te avergüenza que les parezca normal, pero es curioso cómo nos cambia la perspectiva. El maltrato y la explotación de elefantes me pareció inadmisible, pero el uso de vacas y bueyes en Galicia para tirar de pesados arados nunca me había llamado la atención…

Ya había descartado la posibilidad de montar en elefante (están igual de explotados en el turismo y las condiciones son igual de horribles) cuando me topé con un nuevo tipo de empresa: los santuarios de elefantes. Lugares destinados a recoger y rescatar elefantes maltratados en la construcción, darles atención médica, los cuidados necesarios y un hogar en el que vivir. Son lugares, además, que necesitan del turismo para poder mantenerse y continuar con el proyecto.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (1)

Como en todo, es fácil autodenominarse experiencia ética sin serlo. Hay muchos artículos, como este, para conocer los requisitos y las condiciones que tienen que tener los animales. Yo busqué y busqué hasta que encontré un santuario que me pareció perfecto: Elephant Village, muy cerca de Luang Prabang.

Cuando llegamos a la ciudad, una de las primera cosas que hicimos fue buscar su oficina. Paramos en dos más para preguntar precios y comparar. Todos andaban por los 35-40 euros el día entero. Llegamos a la de Elephant Village: 80 euros. Toma castaña, más del doble. Y además no había sitio para el día siguiente. Insistimos un poco, porque no nos quedábamos más días en la ciudad, pero el chico fue rotundo. Hay nueve elefantes, solo dan un paseíto al día y un baño, no hay sitio para más.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (21)

Salimos disgustados. Volvimos a una agencia de las baratas, a tope de gente y a pesar de eso ningún  problema para mañana. Les pregunté por los elefantes, cuántos paseos hacían con gente, cómo eran las condiciones… y todo eran respuestas vagas. No fui capaz. Sacamos la agenda, si acortamos un día aquí  y unas horas allá, nos podemos quedar un día más. Volvimos a EV felices y compramos los billetes. Fue el dinero mejor invertido de todo el viaje.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (14)

Cuando llegamos estábamos fascinados. Nos dieron toda la info, que empleaban y daban formación a más de 40 personas de las aldeas vecinas, entre ellas a un veterinario permanente, que tenían un hospital, que hacían chequeos diarios, que consiguieron preservar las orillas del río gracias a su actividad, que tenían nueve elefantas, una de ellas totalmente ciega y dos ciegas de un ojo, que comían cada una más de 200 kg de comida al día y les costaban mil euros al mes por cabeza.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (2)

Este era el hospital :)

el sofa amarillo montar en elefante en laos (3)

Y después, al tajo. Lo primero que hicimos fue un minicurso acelerado de mahout, es decir, nociones de cómo controlar al elefante. Golpecitos y palabras que nunca me aprendí, yo a la mía le decía sooo como si fuera un caballo.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (8)

Lo segundo, entrenamiento de cómo subir y bajar y cómo sentarse. Este fue el primer contacto real con el elefante y lo recuerdo con nervios. Además teníamos que hablarles y a mí sólo me salía lo que le digo a Jimena, ¿quién te quiere a ti, cosa pequeña? Menos mal que no me entendían… Yo me espatarré al subir y al bajar no me caí de milagro, si no me llega a agarrar el culo (literalmente, véase foto más abajo) el instructor. Fue tan genial que me temblaban las piernas al bajar.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (9) el sofa amarillo montar en elefante en laos (11) el sofa amarillo montar en elefante en laos (10) el sofa amarillo montar en elefante en laos (12)

¡me parto!

¡Me parto!

Una vez entrenadísimos, el paseo de una hora por el río. Nos sentamos en la silla al principio pero una es perica y quiere ir delante siempre, así que en medio del río me cambié de sitio (aún no sé cómo) con nuestro mahout y yo fui en el cuello y él con Iván en la silla. ¡Fue tan guay! Eso sí, las piernas destrozaditas de los pelos duros como alambres de mi elefanta. Si podéis, pantalón largo.

Siempre lo digo pero CLIC en las fotos para verlas en grande, hay algunas muy bonitas. :)

el sofa amarillo montar en elefante en laos (16) el sofa amarillo montar en elefante en laos (15) el sofa amarillo montar en elefante en laos (18) el sofa amarillo montar en elefante en laos (17)

Cuando llegamos les dimos de comer plátanos ricos a nuestra gordita (¡que además estaba embarazada!) y cuando te apretaba la mano con la trompa era increíble.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (19)

Después nos explicaron otra forma que tienen de generar ingresos, que es convertir la caca de elefante en papel. Yo, por supuesto, el asunto de la caca ya lo había documentado en el momento preciso. :)

el sofa amarillo montar en elefante en laos (6) el sofa amarillo montar en elefante en laos (5)

Aprendimos el ciclo, compramos un par de postales y de marcapáginas de caca elefantera y nos fuimos a comer.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (22) el sofa amarillo montar en elefante en laos (24) el sofa amarillo montar en elefante en laos (25)

Descansamos un rato en las cabañas, ¡cómo eran las cabañas de ideales!

el sofa amarillo montar en elefante en laos (23) el sofa amarillo montar en elefante en laos (26)

Y llegó el momento más deseado. ¡El baño! Ya sin las sillas, bajamos al río cada uno en nuestro elefantito y venga chapuzón. La de Iván se metía hasta abajo y la de la chica a mi lado daba unas buenas leches con la trompa en el agua. La mía era más tranqui pero ya se encargaba mi mahout de tirarnos cubos de agua por encima a las dos. Yo solo sé que nada más salgo en dos fotos con la boca cerrada.

el sofa amarillo montar en elefante en laos (27) el sofa amarillo montar en elefante en laos (28) el sofa amarillo montar en elefante en laos (31) el sofa amarillo montar en elefante en laos (30) el sofa amarillo montar en elefante en laos (29) el sofa amarillo montar en elefante en laos (32)

Cuando estuvieron fresquitos, con mucha pena volvimos al poblado y nos despedimos de nuestros pequeños. Me habían regalado uno de los días más felices de mi vida y ni siquiera lo sabían. Y yo poco más podía hacer que acariciarle la trompa y decirle bajito ¿quién te quiere a ti, cosa pequeña? En el autobús de vuelta recuerdo que lloré un poquito, pero aún no sé si de pena o de felicidad. O de las dos. :)

el sofa amarillo montar en elefante en laos (7)

¡Un beso enorme y feliz fin de semana, bonitos!

Indara