Archivos para las entradas con etiqueta: cupcakes

La semana pasada en Madrid no paré de correr porque el viernes como tardísimo tenía que estar en Coruña. Me habían encargado para el día siguiente el montaje de una mesa de dulces y tenía que prepararlo todo. Nunca me habían pedido hacer solo una mesa y me pareció muy divertido probar.

Isabel, de Sweet Place, se encargó de toda la comida, que le quedó ideal como siempre. La verdad es que me encanta trabajar con ella, nos compenetramos perfectamente, aunque no sé si la pobre pensará lo mismo, jajajaja. La vuelvo loca con ideas y colores y pedidos y decoración y que si tíñeme la lavanda y que si hazme una tarta mini y que si tenemos que conseguir este tono de azul. ¡Qué paciencia, es una santa!

Si nos seguís en twitter ya lo habréis visto, el coche hasta la bandera para no perder la costumbre. ¡Pero si solo era una mesa! Tantas cosas ricas hay que colocarlas en algún sitio, amigas. Cupcakes, minicupcakes, macarons, golosinas, galletas de diferentes formas, una tarta, bolsitas para llevarse de todo y leche para los más peques. ¿Os apetece verla? Y es que otra cosa que me encantó fue hacerle mil fotos a todo, ya tenía mono de camarita.

Tenía un montón de ganas de utilizar la combinación de rojo y azul clarito, y aunque no es fácil porque es bastante arriesgada, yo creo que la mesa quedó muy mona. Me gustó todo, pero no puedo evitar sentir predilección por la tarta. :) ¡Y los invitados se pusieron las botas!

Un beso enorme y feliz lunes,

Indara

Anuncios

¿Os acordáis de las barras de helados de las que os hablamos hace unos meses? La idea era que cada invitado personalizara su helado a su gusto, con diferentes siropes y coberturas. Pues hoy os traemos la misma idea, pero aplicada al otoño y con cupcakes, de la mano de Enjoy cupcakes. Darle un pequeño aire otoñal a cualquier celebración es bastante sencillo, con flores amarillas y naranjas, piñas, castañas, hojas secas y un par de calabazas.

La idea es muy simple. Solo tenemos que aplicar un poco de frosting en forma de aro encima de cada cupcake para que se pueda rellenar con salsas y siropes de diferentes sabores. Si los siropes de frutas no son lo vuestro, mermelada, miel, caramelo o chocolate caliente son vuestras opciones. Mmm, y con lemon curd puede estar buenísimo también.

Y una vez relleno el huequito, podemos añadirle los complementos que queramos, pequeñas frutas como moras o frambuesas, trocitos de fresa o plátano, virutas de chocolate, coco rallado, minioreos, frutos secos troceados…

¡Y listo! Deliciosos cupcakes al gusto de consumidor. A muchos de mis amigos no les gustan estos pasteles porque el frosting se les hace muy empalagoso, así que esta opción puede ser perfecta. Y además, todo lo que implique guarrear con la comida es mucho más divertido.

¡Un besito y feliz miércoles! Y, para los de Lugo, ¡feliz San Froilán! :)

Indara

Hoy continuamos con los detalles de la preciosa boda que empezamos a enseñaros ayer. ¿Dónde nos habíamos quedado? Creo que es el turno de las mesas de la cena. La decoración, fabulosa, estaba compuesta por elementos muy simples pero abundantes. Caminos de mesa de lino, velas flotantes, libros en colores claros, rollos de papel y flores colocadas en botellas de agua. Las sillas de los novios de diferenciaron de las demás con jirones de tela anudados al respaldo. Las velas y las pequeñas luces blancas ayudaron a crear un ambiente mágico al anochecer.

A la hora del postre, la tarta y la mesa de dulces fueron las protagonistas. Como os contamos ayer, la tarta, compuesta por capas en diferentes tonos de rosa, se diseñó inspirada en el vestido de la novia. La mesa estaba presidida por varias fotos enmarcadas de las bodas de sus padres. Para la presentación de los dulces se eligieron piezas de loza blanca que acentuaban el aspecto hogareño. Y, además de los cupcakes, los novios quisieron incluir sus dulces asiáticos favoritos para que los invitados se los llevaran a casa.

En otra mesa, y utilizando los mismos elementos estéticos que en el resto de la boda, se colocó el libro de firmas para que los invitados pudieran dejar mensajes de felicidad a la pareja. Nota mental: ¡quiero esa lámina rosa!

Y, ya para terminar, se habilitaron diferentes espacios para la fiesta, como un fotomatón, una pista de baile y una zona de descanso.

Y esto es todo. La verdad es que el trabajo de la wedding planner fue impecable y consiguió reflejar perfectamente la personalidad y estilo de vida de los novios. Fue una boda única, porque solo podía ser suya. Y eso es lo importante. :)

¡Un besito y feliz fin de semana a todos!